Anuncio de MacBook Pro tiene robots, drones, papel higiénico, y muchas, muchas bombillas

¿Cuántas bombillas fueron destruidas en el último anuncio televisivo de Apple? Muchas, por lo que puede verse.

Todo para promocionar el último MacBook Pro, ese que viene con la Touch Bar, una característica que la compañía —espera— sea suficiente para convencer a los consumidores de que el alto precio que pagarán por esta maquinita valdrá, en verdad, cada centavo.

Relacionado: Apple anuncia la muerte del MacBook Air

En cuanto al anuncio, es algo inusual por parte de Apple que durante los primeros 90 segundos de un secuencia total de 97, la gente no pueda tener tiene idea de qué va esto de romper y romper bombillas.

A diferencia de muchos otros de sus anuncios de televisión, no está el clásico ajuste minimalista. Tampoco hay narración, ni —lo que es más importante aún— ningún producto de Apple. En cambio, vemos una interminable línea de bombillas que van explotando al ritmo de la overtura de Guillermo Tell, de Rossini.

Por supuesto, no hay nada malo en mostrar el producto en el último momento, cuando casi todos ya se han dejado de preguntar de qué va el anuncio. Después de todo, Apple hizo exactamente lo mismo con su MacBook Pro durante años, presentando un sinnúmero de otros productos hasta que, finalmente, en octubre, volvió a hablar de él.

El nuevo anuncio de MacBook Pro es —esencialmente— una montaña rusa, un paseo a través de los mayores descubrimientos e invenciones de la humanidad: la energía a vapor, el vuelo, la robótica… Al verlo, te vas haciendo una idea. Incluso se las arreglan para poner allí un rollo de papel higiénico. Y ahora que lo pensamos, claro que es ése un momento alto en la historia de la humanidad. Y no, no lo decimos aquí con sarcasmo, eh, que no se nos mal interprete.

anuncio-apple-macbook-pre-02

Y ahí siguen, cientos y miles de bombillas iluminando y explotando, como un símbolo de todas aquellas ideas que han ayudado a dar forma a esto que hoy conocemos como nuestro presente. Nuestro presente tecnológico, el cual mira y continúa necesariamente hacia el futuro.

En ese futuro —sin duda— habrán más bombillas iluminando y explotando. Y ahí está el nuevo MacBook Pro, el de la barra táctil, el que no es nada barato, señalado como la herramienta “para las ideas que han de venir”.

El anuncio termina también con una bombilla. Y explotando. El simbolismo aquí ya se nos escapa.