¿Verías un estreno de cine desde la comodidad de tu hogar por $50 dólares?

Una startup llamada Screening Room está en negociaciones con los estudios de cine para llevar los estrenos cinematográficos a tu hogar el mismo día de los estrenos.

La idea es que los usuarios tengan la opción de rentar la película para verla en casa por $50 dólares.

Relacionado: Samsung hará cine en realidad virtual

El co-fundador de Napster, Sean Parker hace parte de esta iniciativa y afirmó a Variety que es un intento por desarrollar una plataforma que sea capaz de luchar contra la piratería en internet.

Además de esos $50 dólares, los usuarios tendrán que comprar un codificador de $150 dólares, diseñado para acceder a la película desde la comodidad de tu hogar.

Por ejemplo, si quieres ver el estreno de Batman vs Superman el próximo 25 de marzo, debes pagar $50 dólares que te darían acceso a la película durante 48 horas. Aparentemente, podrás ver la película cuantas veces quieras durante ese periodo de tiempo.

Screening Room le pagaría a las cadenas de cine, el 40% de cada transacción. Con este esquema, todos ganan.

Este es sin duda un intento evitar enojos por parte de las cadenas de cine, que no han bajado la guardia para evitar cualquier desarrollo tecnológico que se interponga en sus negocios.

Screening Room también ofrecerá dos boletos gratuitos por cada dos estrenos rentados, para ver películas en los teatros.

Relacionado: Vimeo financiará proyectos de mujeres cineastas con el fin de apoyar la igualdad de género en Hollywood

Los distribuidores también ganarían, al quedarse con un 10% de cada transacción. El resto serían ganancias para la empresa.

Representantes de la Startup anunciaron que están en la etapa final de negociaciones con AMC, una de las cadenas de cine más grandes de los Estados Unidos.

Esta no es la primera vez que alguna empresa intenta llevar estrenos al hogar, pero es sin duda uno de los más ambiciosos planes considerando el precio ofrecido al consumidor.

Antes de Screening Room, Prima Cinema ofreció hardware por $35.000 que llevaba lanzamientos cinematográficos al hogar por una cifra de $500 dólares por película.