Una nueva forma de tomar vino, D-Vine ‘Made in France’

La startup francesa 10-Vins se hizo presente en la primera noche de exhibición de CES 2016 ofreciéndonos una nueva forma de disfrutar vinos perfectamente decantados desde la comodidad de tu casa y con la más avanzada tecnología, su producto D-Vine. Para todos los amantes de vino presten atención porque 10-Vins cambiará la forma de como interactuamos y disfrutamos de una buena copa de vino.

Si bien muchos lo han descrito como el ‘Nespresso del Vino’, y es hasta cierto punto es lógico, por el concepto de ambos, este nuevo producto vas más allá. El diseño es elegante y muy simple de usar. La estructura es una caja metálica que decanta el vino en menos de un minuto al mismo tiempo que va ajustado la temperatura adecuada para ser servido. A los que nos gusta tomar una buena copa de vino, sabemos el rol que juega la temperatura en todo este arte.

Relacionado Lo que podemos esperar del CES 2016 en smartphones y vestibles

La compañía ofrece una serie de frascos de vino provenientes de diferentes viñedos y una app que te ayuda a determinar el tipo de vino para cada comida. La tecnología es clave en todo este proceso ya que una vez elegido el vino, solo tienes que poner el frasco, o más bien una especie de tubo, directamente en la máquina. Me recuerda un poco a los dispensadores de sodas, pero valgan las distancias, en vez de una bebida azucarada, estamos ante la presencia de un buen Bordeaux o Saint Julien Grand Cru Classé.

10vins_vin11

Una vez escogido el vino, segundos más tarde, la maravillosa máquina lo dispensa. Cada botella/tubo viene con un micro chip que contiene la información de decantación y temperatura adecuada, y el chip programa el proceso completo: temperatura, decantación y y descenso hasta dispensarlo en el vaso.

D-Vine es definitivamente una opción interesante si te gusta la variedad, tienes algún tipo de celebración es tu casa, quieres probar diferentes vinos o simplemente ahorrarte dinero en comprar una botella completa y nunca terminarla. Por tan solo $299 dólares podrás disfrutar de una aventura ‘Made in France’.