Manejando el Chevy Bolt

A primera impresión el Chevrolet Bolt parece un hatchback común y corriente, se observa como un auto chico sin capacidades familiares, pero sin duda alguna es mucho más que eso.

El eslogan con el que fue presentado fue “el auto eléctrico para las masas”. Pocas veces estoy tan de acuerdo con una campaña de marketing como esta. Sin duda es exactamente lo que es.

Relacionado: Chevy Bolt: un nuevo auto eléctrico que costará $30,000 dólares

Manejé un auto que está en el 80% de su desarrollo, pero eso no impidió que me impresionara de grata manera. Las premisas son simples de entender, es un carro eléctrico que te da 200 millas por carga eléctrica y cuesta menos de $30,000 dólares.

De entrada estos dos argumentos son suficientes, el modelo más económico de Tesla vale más del doble y su alcance es más o menos igual que la del Chevy Bolt. No podemos negar que Tesla es el referente por el cual los nuevos autos eléctricos serán medidos.

Fui invitado por General Motors a su Avenida Eléctrica, un circuito hecho con barreras de plástico y conos de color naranja en el estacionamiento del Centro de Convenciones de Las Vegas, una pista improvisada que no presentaba mayor dificultad.

Sería tedioso y ocioso enumerar todas las características de este auto. Me voy a limitar a mencionar las que más me impresionaron.

Más allá del precio y rango, el auto incluye una pantalla táctil de 10.2 pulgadas de tamaño, que además de ser brillante y tener capacidades anti reflectoras, es totalmente modificable al gusto del conductor, tú decides qué información proyectar en ella, puedes poner el porcentaje de carga de la batería, la música de tu teléfono y muchas cosas más.

En aras del espacio interior los asientos delanteros son más delgados que los convencionales, esto para dar una pulgada extra de espacio en la parte trasera, aunque no te parezca gran cosa, créanme que una pulgada en la parte trasera hace una gran diferencia.

¿Cómo se logra tener asientos más delgados pero confortables? Con una tecnología de suspensión, diseñada especialmente para este auto, el asiento en su interior tiene resortes, que los hacen confortables, seguros y mucho más delgados que un asiento convencional.

Relacionado: La Combi de VW se reencarna en el Budd-e eléctrico

Pero sin duda la característica que más me impresionó es el hecho que el carro prácticamente se maneja solo, existe una muy remota posibilidad que el conductor del auto produzca un accidente de tráfico.

Una serie de sensores son capaz de detectar objetos alrededor del carro y frenarlo de manera autónoma, tiene otra modalidad en la cual no es necesario presionar el pedal de freno, puedes acelerar y el carro se detendrá cuando detecte el objeto más cercano.

La más vistoso es el espejo retrovisor, que en realidad no es un espejo retrovisor sino una cámara de 180 grados que está montada en la parte de atrás y el “espejo retrovisor” solo es un monitor donde se puede ver todo lo que está detrás.

La conclusión es muy sencilla, he encontrado mi próximo automóvil, al finales del 2016 cuando salga al mercado, seré uno de primeros propietarios del “carro eléctrico para las masas”, es una belleza y todos deberíamos de considerar comprar uno.