La última del Samsung Galaxy Note 7: quema a un niño de seis años

Un niño de seis años de edad, de Brooklyn, fue hospitalizado la noche del pasado sábado tras sufrir quemaduras producidas por un Samsung Galaxy Note 7 que explotó en sus manos, según ha informado el NY Post.

De acuerdo con Linda Lewis, su nieto estaba usando el Galaxy Note 7 para ver vídeos cuando el teléfono se incendió. El humo hizo que las alarmas se encendieran y la familia llamó al 911.

Relacionado: Samsung ordena retirar el Note 7 por serios problemas en sus baterías

El niño fue trasladado al Centro Médico Downstate de Brooklyn, donde le trataron las quemaduras en su cuerpo. Lewis dijo que ahora ya está en casa, pero que esta negativa experiencia le ha afectado.”Está en casa ahora”, asegura Lewis. “Pero no quiere ni ver ni tampoco que le acerquen ningún teléfono. Ha estado llorando a su madre”, añade.

Lewis también ha recordado que la familia se ha puesto en contacto con Samsung en relación con el incidente, pero no ha dado más detalles al respecto. A pesar de ello, la familia probablemente esté bastante molesta con Samsung y la batería defectuosa del Galaxy Note 7.

Samsung anunciaba recientemente la retirada global del Galaxy Note 7, el pasado 2 de septiembre, de manera que los propietarios de dicho smartphone podrán pedir un cambio de teléfono, aunque las condiciones dependerán de cada operadora.

Sin embargo, la compañía ha anunciado que emitirá una retirada completa de estos teléfonos en EE.UU. con la colaboración de United States Consumer Product Safety Commission (CPSC), aunque todavía no se ha establecido un calendario para la retirada completa.Hasta entonces, Samsung aconseja a los propietarios del Note 7 que dejen de usar el teléfono y lo apaguen con el fin de evitar incidentes como el que ha sufrido la familia de Lewis.

Incluso la Administración Federal de Aviación (FAA) también recomienda a la gente dejar de usar esta phablet. Y es que desde el 2 de septiembre unos 35 propietarios del Galaxy Note 7 han denunciado explosiones en sus dispositivos.

La retirada de este producto del mercado podría costarle a Samsung hasta $ 1,000 millones de dólares.