Samsung ganará $2,300 millones menos por culpa del Note 7

El Galaxy Note 7 no le ha funcionado bien a Samsung. En realidad, ha supuesto una gran losa para la compañía.

Con la retirada del dispositivo, los recambios enviados a algunos compradores leales y la cancelación definitiva, la compañía va a notarlo, y mucho, en el bolsillo.

Relacionado: Samsung le dice adiós al Galaxy Note 7

Es más, Samsung ha publicado una versión revisada de sus resultados financieros. En concreto, la firma ha reducido drásticamente los beneficios previstos en un 33%. ¡Sí, en un tercio!

Este porcentaje se traduce en la friolera de $ 2,300 millones de dólares, en comparación con la cifra que se esperaba hace sólo cinco días, cuando se dijo que los beneficios de explotación ascenderían hasta los $ 6,900 millones.

Sin embargo, ahora la compañía espera obtener $ 4,6000 millones.

Sea como fuere, esta cantidad sigue siendo elevada, pero reducir las ganancias en una tercera parte de lo previsto es, sin duda, un golpe fuerte para Samsung. Además, la compañía tiene muy claro de quién es la culpa: del Galaxy Note 7.

En un comunicado, Samsung asegura que la revisión de los resultados y beneficios esperados se produce después de cesar la producción y las ventas del Note 7. “Se refleja el impacto de esta decisión sobre las ganancias del tercer trimestre”, añade. De todos modos, estas cifras sólo son una guía, y la compañía dará a conocer los resultados trimestrales oficiales en un futuro próximo.

Relacionado: Alarma en un avión por un Samsung Note 7 de los nuevos

Pero, por si eso no fuera suficiente para Samsung, sus acciones también han sufrido las consecuencias de las malas noticias y los incidentes relacionados con el Note 7. Tras la decisión de dejar de vender el dispositivo y poner fin a la producción, el precio de la acción ha caído un 8%. Eso significa, según datos de Thomson Reuters, unos $18,000 millones de dólares.

De manera que, si a los $2,300 millones de impacto negativo en las ganancias se la añaden otros $18,000 millones, el Note 7 podría llegar a costarle a Samsung más de $20,000 millones de dólares.

Además, ¿qué pasa con los efectos a largo plazo de la falta de confianza de las personas que compraron los teléfonos de Samsung? Sobre eso, seguro que sabremos más en los próximos meses y después del lanzamiento del Galaxy S8 en 2017.