Samsung Galaxy S7 Edge vs iPhone 6S Plus

Tanto Apple como Samsung se han desviado un poco de sus modelos estándar en los últimos años. Apple lo ha hecho ofreciendo una versión más grande del iPhone y Samsung con un teléfono como el Edge, así como con cada dispositivo de la serie Galaxy S. Pero si lo que quieres es conocer más detalles sobre ambas firmas y sus últimos modelos, aquí hemos analizado el Galaxy S7 Edge y el iPhone 6S Plus para ayudarte a elegir.

Apple es uno de los reyes del diseño más respetado, pero los diseñadores de Samsung han mejorado en los últimos años. Aunque si no te preocupa el diseño y prefieres optar por un teléfono con un hardware más robusto, ambos dispositivos están en lo más alto, pero sigue leyendo para descubrir más sobre ellos y cuál es el que estás buscando.

Relacionado: El cambio de estrategia de Samsung comienza a dar frutos

Características

Cuando se trata de sus características, el iPhone 6S Plus y el Galaxy S7 Edge están muy igualados, sin embargo, es difícil compararlos en muchos casos. Por ejemplo, mientras el dispositivo de Samsung viene con un procesador Qualcomm Snapdragon 820 o Exynos 8890 dependiendo del país, el iPhone incluye un procesador A9 diseñado por el propio equipo de Apple.

Estos procesadores no son directamente comparables, pero podemos mirar los puntos de referencia. Así, de acuerdo con AnTuTu v6.0, en las pruebas, el Snapdragon 820 superó al procesador de Apple A9, mientras que el A9 superó al mismo tiempo al Exynos 8890, de manera que realmente depende de la región y podemos decir que los dos dispositivos son iguales.

En relación al almacenamiento, el Galaxy S7 Edge empieza con 32 GB en comparación con los 16 GB del iPhone 6S Plus, que es realmente demasiado poco para cualquier persona. Los 32 GB de almacenamiento de Samsung son mucho más razonables. Así que si eliges el iPhone, tendrás que pagar $ 100 dólares más por el de 64 GB.

El Galaxy gana en ese sentido, pero el iPhone 6S Plus ofrece un almacenamiento interno máximo más alto, que cuenta con 128 GB en comparación con los 64 GB del S7 Edge. El teléfono de Samsung también tiene una ranura para tarjetas micro SD, lo que significa que se puede ampliar el dispositivo hasta más allá de 128 GB. El almacenamiento interno no tiende a funcionar mejor que el almacenamiento Micro SD, pero hay que pagar un alto precio por ello si se trata del iPhone.

Samsung domina también en memoria RAM con 4 GB, en comparación con las 2 GB de RAM del iPhone 6S Plus. Cuando se coloca un teléfono junto al otro, sin embargo, su rendimiento es más o menos igual. En cuanto a las características generales se daría un empate, ya que cada dispositivo tiene sus fortalezas y sus debilidades.

Ganador: Empate

Cámara

Las cámaras en los dos dispositivos pueden parecer iguales a primera vista, pero Apple siempre ha sido una firma reconocida por la calidad de las imágenes de sus cámaras. No obstante, los megapíxeles no son la única cosa que hay que comparar.

Ambos dispositivos ofrecen cámaras traseras con sensores de 12MP – Samsung redujo el número de megapíxeles desde el sensor de 16MP en el Galaxy S6 Edge-. Hay una buena razón para hacer esto. Samsung ha hecho en realidad sus píxeles más grandes que, combinados con una lente f/1.7, aumenta el brillo del sensor y las fotos salen más iluminadas.

Esto puede ser importante en situaciones o espacios con poca luz. Gracias a la tecnología dual del píxel del dispositivo, el Galaxy S7 Edge ha sido elogiado por su capacidad para enfocar rápidamente un sujeto. La cámara del iPhone 6S Plus tampoco se queda atrás. Pero el tamaño del píxel es más pequeño que el del dispositivo de Samsung y cuenta con una lente f/ 2.2, lo que significa que no es la mejor cámara para lugares con poca luz.

A pesar de que los dispositivos de Apple tradicionalmente ofrecen una gran calidad de imagen, vamos a decantar la balanza esta vez por Samsung. El Galaxy S7 Edge es capaz de adaptarse a más situaciones que el iPhone 6S Plus.

Ganador: Samsung Galaxy S7 Edge

Duración de la batería y la carga

En esta categoría y sobre el papel, el Galaxy S7 Edge sería el claro ganador. Después de todo, tiene una batería con capacidad de 3,600 mAh, que es un poco más de los 2,915 mAh que ofrece el iPhone. Aunque en realidad la vida de la batería es mucho más compleja, y depende en gran medida de la pantalla, el sistema operativo, el uso, y mucho más. Aún así, el Galaxy S7 Edge estaría por delante del iPhone 6S.

Apple h se ha enfocado durante mucho tiempo en el grosor del dispositivo a costa del tamaño de la batería, mientras que Samsung parece más preocupado en conseguir una mayor autonomía. Y si se tiene en cuenta las tecnologías adicionales que Samsung incluye en sus dispositivos, habría un claro ganador.

El Galaxy viene con soporte para los dos principales estándares de carga inalámbrica, Qi y PMA (el estándar de Power Matters Alliance). Sin necesidad de un cable de alimentación, la carga es rápida y se consigue la mayoría de energía que necesita el teléfono en cuestión de segundos. Por ello, Samsung se situaría por delante.

Ganador: Samsung Galaxy S7 Edge

Pantalla

En su momento, Apple fue el rey de las pantallas en el mundo de los smartphones. Cuando introdujo por primera vez el concepto “Retina Display”, el mundo de la tecnología no podía disimular su emoción.

Sin embargo, Apple se ha quedado algo atrás en los últimos tiempos. La compañía tampoco ha aumentado mucho más sus pantallas, probablemente para no aumentar el grosor de sus dispositivos. Así, tanto el Samsung Galaxy S7 Edge como el iPhone 6S ofrecen (técnicamente) cuentan con una pantalla de 5,5 pulgadas, aunque la de Samsung se curva en el borde.

La pantalla del iPhone es más grande cuando se trata de un uso práctico. Es la única razón para elegir la pantalla de iPhone 6S Plus respecto a la del Galaxy S7 Edge. El Galaxy S7 Edge ofrece una pantalla con una resolución de 1.440 x 2.560 píxeles frente a la de 1.080 x 1.920 píxeles del iPhone 6S Plus. Si los píxeles por sí mismos no son suficientes para convencerte, deja que la densidad de los mismos haga su trabajo.

El Galaxy S7 Edge cuenta con 534 píxeles en cada pulgada, superando con creces los 401 ppi del iPhone 6S Plus. Por otra parte, el S7 Edge cuenta con un panel Super AMOLED que ofrece colores más profundos que el LCD del iPhone. En cualquier caso, las pantallas de ambos teléfonos ofrecen colores muy vivos y los detalles muy nítidos. Además, el Galaxy también es conocido por sobresaturar los colores, algo que no gusta a todo el mundo.

La ventaja extra que ofrece el Galaxy S7 Edge frente al iPhone 6S Plus es que mientras el 3D Touch da un acceso directo a las aplicaciones, el borde que ofrece el Edge es más útil a la hora de acceder rápidamente a una app, a los contactos o a determinados contenidos.

Ganador: Samsung Galaxy S7 Edge

Software y facilidad de uso

Ésta es claramente una cuestión de preferencia personal, pero vamos a detallar los aspectos más destacados. Si te gusta la personalización del sistema iOS, el Galaxy S7 Edge también podría ser una buena opción. ¿Por qué? Porque el Galaxy S7 Edge se desvía ligeramente del “stock Android” de Google ya que ofrece su propia interfaz de usuario TouchWiz que lo que realmente hace es dar al teléfono un aspecto diferente y destacar algunos nuevos servicios de Samsung.

Pero si eres de los que sólo necesita un smartphone que actúe y funcione como un teléfono inteligente, entonces iPhone 6S Plus sería bueno para ti.

Otro aspecto tener en cuenta es la facilidad de uso. El sistema iOS de Apple está generalmente considerado como el sistema operativo más fácil de usar y por varias razones. Es muy sencillo, fácil de ver, y en general con un bonito diseño. Eso no quiere decir que Android no sea un sistema operativo excelente también, pero no es quizás tan elaborado en comparación con el iOS.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta son las aplicaciones. Apple es mucho más restrictivo cuando se trata de las aplicaciones que ofrece en la App Store, y mientras eso podría percibirse como algo positivo porque puede mantener fuera cosas poco interesantes, también significa que la tienda Google Play, en general, ofrece una mayor colección de aplicaciones.

Sin embargo, algunos trabajan primero para la tienda de Apple y muchas de las cosas nuevas llegan antes para os usuarios de la compañía a pesar de sus restricciones.

Otro factor importante, cuando se trata de aplicaciones, es que si tienes un teléfono Android puedes encontrar apps más allá de la tienda de Google Play. Si bien en un iPhone, sólo puedes obtener aplicaciones de la App Store. Sin embargo, no nos decantaremos esta vez por uno o por otro.

Ganador: Empate

iphone6s-gallery1-2015-1500x1000-720x720

El diseño y la durabilidad

Aunque el Galaxy S7 Edge es un dispositivo que parece muy atractivo, el iPhone 6S Plus es un objeto de belleza. Los dos tienen aspectos diferentes y la preferencia de cada usuario dependerá en que elija un teléfono con un acabado u otro.

El cristal es más frágil y marca mucho más las huellas dactilares, lo que puede resultar muy molesto. El cristal curvado de la parte delantera y trasera del Galaxy S7 Edge resulta más costoso de reemplazar si se rompe.

Por el contrario, los teléfonos de metal tienden a ser más duradero, que es algo también a considerar. Pero la acumulación de metal del iPhone evita el manejo de la carga inalámbrica, una característica de la que saca pecho el Galaxy S7. El Galaxy S7 Edge también es resistente al agua, gracias a su protección IP68. El iPhone, por el contrario, no lo es.

El iPhone 6S Plus es un teléfono sencillo. Los bordes son redondeados y en la parte posterior tiene unas finas líneas como antenas, un módulo de cámara, y el logotipo de Apple. El iPhone hace hincapié en la simetría y la simetría es preciosa. El 6S Plus no es una excepción. Quizás el único inconveniente del diseño del iPhone es la cámara que sobresale.

El Galaxy S7 Edge cuenta con un elegante borde curvado y se nota lo mucho que Samsung ha evolucionado a lo largo de los años. El Galaxy S7 Edge es ideal para la gente de negocios y para los frikis de la tecnología también.

Es mucho más pequeño y cómodo que el iPhone 6S, debido, en parte, a sus bordes ligeramente curvados hacia atrás. El iPhone 6S Plus se ve como un gigante al lado del Galaxy S7 Edge, a pesar de que tienen el mismo tamaño de pantalla. Aunque hay que decir que ambos dispositivos son elegantes. El iPhone 6S Plus es más  sencillo con su estructura de metal duradera. El Galaxy S7 Edge es atractivo y resistente al agua, pero el cristal es más frágil y puede romperse con mayor facilidad, además de que es un imán para las huellas dactilares.

Ganador: Empate

Ganador final: Samsung Galaxy S7 Edge

Tras analizar varios aspectos y, en general, el ganador de esta comparativa sería el Samsung Galaxy S7 Edge. El dispositivo no puede superar al iPhone 6S cuando se trata de diseño, pero es mucho más duradero que el teléfono de Apple. Además, El S7 Edge ofrece algo que el iPhone 6S Plus no: un borde. Puede que no sea la característica más útil para algunos usuarios, pero es una idea innovadora, sin duda.

Si el precio no es realmente un gran obstáculo y te gusta el ecosistema Android, el Galaxy S7 Edge es el teléfono ideal. Pero para aquellos que se sienten más atraídos por el ecosistema de Apple, el iPhone 6S no es una mala elección tampoco.