Samsung finalmente explica los problemas que causaron que los Note 7 exploten

Samsung finalmente ha determinado y dado a conocer las razones principales por las que sus teléfonos Galaxy Note 7 se recalentaran, o hasta se incendiaran y explotaran espontáneamente.

Durante una conferencia de prensa el domingo, Samsung dijo que dos defectos de batería separados causaron tanto que el lote original de los teléfonos Galaxy Note 7, como las unidades de reemplazo, se sobrecalienten.

RelacionadoEstos son los nuevos monitores con curvatura de Samsung para tu computadora

La primera batería, dijeron, sufrió una falla de diseño. La caja externa de la batería era demasiado pequeña para los componentes internos, causando un cortocircuito que resultó en cientos de instancias en teléfonos que explotaron o se incendiaron.

El segundo problema surgió cuando en ese tiempo Samsung se dio cuenta que las baterías eran las culpables, y cambió rápidamente a otro fabricante, Amperex Technology. Como necesitaban una gran cantidad de baterías rápidamente, parece que algunos controles de calidad en Amperex no detectaron un problema de fabricación en el nuevo lote de sus productos, dando como resultado que los nuevos teléfonos también presenten el riesgo de estallar.

Después de eso, ya sabes la historia. Samsung dejó de venderlos y retiró los teléfonos del mercado, y pidió que los usuarios los devuelvan para un reemplazo. Aquellos que decidieron quedarse con sus unidades no corrieron mejor suerte, pues después de varias advertencias, finalmente los teléfonos fueron desactivados y ya no son utilizables. “Fue una crisis muy dolorosa para mí”, dijo D.J. Koh, el jefe del area de móviles de Samsung en una entrevista antes de la conferencia de prensa, llamándola “la peor crisis en mis 33 años con la compañía”.

Según reporta Cnet, Koh se presentó junto a UL, Exponent y TUV Rheinland, tres firmas de pruebas independientes que llegaron a las mismas conclusiones de Samsung: que el problema se centraba en la batería, y no en el diseño del teléfono o el proceso de fabricación del Note 7. “La electrónica diseñada por Samsung no contribuyó al fracaso de las baterías de los fabricantes”, dijo Kevin White, principal científico de Exponent.

La conferencia de prensa del domingo marcó el inicio de una campaña de Samsung para reconstruir la credibilidad de la compañía. Para evitar que situaciones como estas se repitan, voceros de Samsung dijeron que han instituido un protocolo de ocho niveles para la correcta comprobación de la seguridad de sus baterías. Y ahora, se están centrando en su próximo gran debut, el Galaxy S8, que debería ser revelado en marzo de este año.