Los Galaxy S7 y S7 Edge sorprenden a la propia Samsung

Samsung sigue el camino contrario al de Apple. Tan sólo unos meses después de que Apple reportara el primer descenso de las ventas de iPhone (y ya un ritmo más bien precipitado, para empezar), Samsung se ha recuperado y ha llenado un espacio que se había quedado vacío.

El jueves, Samsung anunciaba su previsión de beneficios para el segundo trimestre de 2016, y señalaba que se espera que el beneficio operativo se sitúe, o incluso supere, los $7,000 millones de dólares, lo que supone un notable aumento del 17% respecto al mismo trimestre de 2015.

Relacionado: Nuevos rumores del Samsung Galaxy X con pantalla flexible

Esta cifra supondría el mayor beneficio de Samsung en más de dos años, en gran parte debido a la popularidad tanto del nuevo Galaxy S7, como del Galaxy S7 Edge.

Samsung ha parecido sorprenderse a sí misma con estas cifras ya que hace tan sólo seis meses el gigante de la tecnología surcoreano advirtió que 2016 podría ser un año duro, tras un 2015 ya complicado.

Pero es evidente que Samsung se han superado a sí misma. Y aunque estos resultados son sólo provisionales, normalmente las previsiones de la compañía suelen ser bastante buenas sobres sus ingresos y ganancias.

Al final de mes, la empresa será capaz de proporcionar más detalles en cuanto al rendimiento de cada unidad y el efecto que han tenido sus teléfonos inteligentes.

De hecho, todo indica a que el Galaxy S7 y el S7 Edge han influido positivamente en el rendimiento de Samsung. Cuando los analizamos en marzo, los calificamos como “preciosos y resistentes al agua”, y señalamos que tenían “las mejores cámaras que Samsung había producido nunca antes y que los procesadores Snapdragon 820 eran ultra-poderosos”.

Y parece que los consumidores también piensan de la misma manera. Y, a pesar de su alto precio, que es comparable con el iPhone de Apple, parece que estos teléfonos se han vendido mejor.

De todos modos, está previsto que se conozcan las ganancias del segundo trimestre dentro de muy poco y será entonces cuando se verá si existe todavía esa competencia que había hasta ahora entre estos los dos gigantes tecnológicos. ¿O puede que Samsung deje a Apple hecha polvo?