Los Samsung Galaxy S7 y S7 Edge llegan desbloqueados a Estados Unidos

La compañía surcoreana Samsung ha anunciado que venderá dos de sus teléfonos estrella desbloqueados en Estados Unidos. Es decir, los modelos Galaxy S7 y S7 Edge llegarán a los 50 estados del país completamente libres, sin necesidad de firmar un contrato con una compañía telefónica.

Y esto ¿qué significa? Pues que a partir de este mismo jueves, los usuarios que lo deseen podrán adquirir uno de estos dos modelos y utilizar la tarjeta de cualquier operador.

Relacionado: Samsung Galaxy S7 Edge vs iPhone 6S Plus

“Los Samsung Galaxy S7 y S7 Edge desbloqueados ofrecerán a más clientes estadounidenses la posibilidad de unirse a la familia Galaxy, dándoles acceso a una amplio abanico de experiencias móviles, incluyendo la conexión a wearables, realizar pagos directamente desde el teléfono e incluso una aproximación al mundo de la realidad virtual”, subraya Tim Baxter, presidente de Samsung Electronics America.

Y es que encontrar teléfonos libres o desbloqueados, que no estén vinculados a una única operadora, no siempre es una tarea fácil, sobre todo en algunos modelos concretos de smartphones. Por ello, ahora, Samsung ha decidido lanzar estos dos teléfonos que serán compatibles con varias compañías telefónicas como AT&T, T-Mobile, Cricket, Verizon y Sprint, entre otras.

Relacionado: Nuevos rumores del Samsung Galaxy X con pantalla flexible

Pero, ¿cuánto se resentirá el bolsillo? El  Samsung Galaxy S7 estará disponible por 670 dólares y el S7 Edge por 770 dólares, según ha explicado la compañía. Y para hacerse con cualquiera de ellos, sólo hay que visitar la web de Samsung. Aunque también estarán disponibles en Amazon, así como en las tiendas BestBuy y Target.

Estas versiones desbloqueadas llegan a EEUU con las mismas características que los Galaxy S7 y S7 Edge que salieron al mercado a principios de este año. Ambos modelos cuentan con el mismo diseño y ventajas. Son resistentes al agua, incorporan una cámara de calidad para hacer fotos y vídeos, una batería de larga duración ( entre 3,000 mAh y 3,600 mAh) y ambos van equipados también con Samsung KNOX, un sistema de seguridad de la compañía.

Así, con este nuevo anuncio, cada vez quedan menos excusas para hacerse con un Samsung Galaxy S7 o S7 Edge. ¿No crees?