El proyecto Tango de Google aún necesita trabajo

Hemos seguido el Proyecto Tango con interés desde hace algún tiempo. Tiene un gran potencial y en la conferencia Tech World, Lenovo nos mostró en qué ha estado trabajando todo este tiempo.

La empresa anunció que con el lanzamiento de su primer celular con soporte para Tango (El Phab 2 Pro), el proyecto dejó de ser un proyecto y ya es simplemente Tango.

Relacionado: Lenovo muestra teléfonos con pantallas flexibles

Pero en realidad, Tango continúa en sus primeras fases y está lejos de ser un producto final. Es algo evidente al probar el aparato. A pesar de que Lenovo planea venderlo en $500 dólares a partir de septiembre, Tango tiene algunos problemas que debe solucionar antes de esa fecha.

A menos que Lenovo y Google hagan algo radical con los desarrolladores para arreglar todos los pequeños problemas que tiene el aparato, el celular podría llegar muerto a las tiendas.

El objetivo de Tango es darle la capacidad al celular para que este entienda como es el mundo de su dueño. El aparato logrará ubicarse en el hogar sin necesidad de utilizar el GPS. Sabe qué tan lejos está de la cocina y puede hacer proyecciones en 3D. Es en esencia un aparato que lleva la realidad aumentada a nuestros bolsillos. En la presentación, pudimos ver cómo Tango lograba medir el ancho de un podio con solo utilizar la cámara del celular.

Es difícil que la interfaz funcione a la perfección. Tango debe procesar una gran cantidad de información con precisión y si no lo hace bien, los elementos serán distorsionados y por lo tanto, podrían alterar el resultado y no interactuar bien con el mundo real.

Hemos visto la aplicación de los dominos en varios videos, siendo la mejor parte el hecho de que no tenemos que recoger el desorden que queda después de jugar con ellos. Cuando nuestros compañeros de Digital Trends (en inglés) probaron la aplicación en la Phab 2 Pro, esta tuvo problemas encontrando los bordes de los muebles y dejó algunos dominos “distribuidos” debajo de la mesa. La aplicación tampoco tuvo en cuenta obstáculos pequeños. Este escenario difiere del que vimos cuando presentaron la aplicación de dominos por primera vez. El escenario era una plataforma lisa y controlada.

Al probar el juego Phantageists, nuestros compañeros se vieron frente al mismo problema: Tango no logró definir bien sus alrededores. Cuando iban a disparar a uno de los monstruos, la aplicación no lo permitía, ya que consideraba que en ese lugar había una pared.

Relacionado: Proyecto Tango te lleva de tour por los museos de arte

De acuerdo a los ingenieros de Tango, los problemas asociados con Tango dependen del software y no del aparato. Así que no es un problema de la Phab 2 Pro y se puede solucionar con una buena programación.

Nos han dicho que lo que vimos en Tech World fue un prototipo y las versiones finales que llegarán al mercado funcionarán de forma correcta. A menos que no solucionen los problemas que nuestros compañeros vieron, Tango debería seguir siendo un proyecto.