Una patente desvela que el Galaxy Note 7 podría contar con un escáner de iris

El lanzamiento del Galaxy Note 7 de Samsung podría estar a la vuelta de la esquina. Y una de las mayores características con las que se rumorea es una nueva tecnología de exploración del iris para desbloquear el teléfono de un forma segura con un escáner de los ojos del usuario y dueño del dispositivo.

Algunas informaciones apuntan a que Samsung habría estado trabajando en un escáner de iris desde 2014. Sin embargo, una nueva patente da más impulso ahora a los rumores de que podríamos ver esta tecnología muy pronto.

Relacionado: Samsung lanzará un celular especial para los Juegos Olímpicos

De acuerdo con la patente, el sistema de reconocimiento de iris se basaría en tres lentes individuales, un dispositivo de iluminación y un sistema de procesamiento de imágenes.

El sistema podría basarse en dos lentes de ángulo estrecho para la captura de los ojos del usuario. Además, habría una lente gran angular para capturar toda la cara del usuario. En conjunto, estas imágenes se utilizarían para capturar y verificar la identidad de la persona que intente desbloquear el dispositivo.

Además de las lentes, uno de los elementos clave en la patente es una luz infrarroja incorporada, que brillará en el ojo de la persona. Esto proporcionaría una imagen más precisa que el uso de la luz ambiental y no cegará al usuario como lo haría una luz LED.

samsung-iris-scanner-3-720x720

Para que una tecnología de este tipo sea un éxito comercial, Samsung tendría que buscar un equilibrio entre la seguridad y la conveniencia. Los escáneres de huellas digitales son extremadamente rápidos y aunque los escáneres de iris serían más difíciles de engañar y de hackear, el tiempo de dicho proceso en un sistema de este tipo podría llegar a ser un inconveniente.

Además, los componentes individuales en un sistema de escáner de iris seguramente costarán más que los de un escáner de huellas digitales, elevando inevitablemente los costes de producción.

Otro factor a tener en cuenta con esta patente es la necesidad de una unidad más bien grande en el lado frontal del teléfono. Mientras que los fabricantes de teléfonos inteligentes continúan reduciendo el bisel en sus dispositivos, esto podría revertir dicha tendencia.

Veremos muy pronto si, realmente, este sistema se incorporará en el próximo Note 7 o no. ¿Qué creéis? ¿Estaríais dispuestos a ceder un poco de comodidad y espacio en la pantalla para obtener mayor seguridad? ¿O ya es un escáner de huellas digitales lo suficientemente bueno?