Washington D.C. amplía la zona de exclusión aérea para drones a 30 millas

¡No es fácil ser un drone! Mientras que casi cualquier persona puede volarlos, conseguir un lugar dónde esté permitido hacerlo es otra historia diferente. En Navidad, la Administración Federal de Aviación decidió ampliar aún más la prohibición de los aviones no tripulados en Virginia y Maryland, aumentando el radio de la “zona-de-no-drones” a 30 millas de Washington, DC.

Mientras que la capital del país ha mantenido, por mucho tiempo, estándares estrictos sobre la presencia de estos objetos voladores no tripulados, parece que las leyes se están volviendo más y más fuertes en torno a estos dispositivos, y pronto no habrá ningún lugar para volarlos. No de manera legal, por lo menos.

Relacionado 45,000 drones hicieron caer al servicio de registro online de la FAA

“Aviones no tripulados, incluidos los aviones modelos, son aeronaves y están sujetos a las reglas de la FAA”, dijo un portavoz de la administración a eWeek vía correo electrónico. “No se permite a la aeronave volar dentro de la SFRA – la zona de reglas especiales de vuelo – al menos que cumpla con los requisitos de seguridad del espacio aéreo. Todas las aeronaves que vuelan en Washington, DC, bajo las reglas de la SFRA están obligados a generar un código beacon discreto y mantener las radiocomunicaciones continuas con los controladores aéreos. Las aeronaves que no puedan cumplir con estos requisitos tienen prohibido operar dentro de la SFRA sin autorización específica”. Para decirlo en pleno castellano, no se puede volar un avión no tripulado en cualquier lugar cerca de Washington DC.

Y no es sólo en la capital de los Estados Unidos donde se están aplicando estos reglamentos. De hecho, alrededor de veinte Estados han aprobado algún tipo de legislación en materia de drones, y las principales ciudades como Chicago, Los Angeles y Miami, tienen reglas sobre dónde los drones pueden o no pueden ser piloteados. El incumplimiento de estas normas da lugar a consecuencias penales y financieras. Los legisladores dicen que con estas leyes esperan mantener a los residentes a salvo tanto de miradas indiscretas como de posibles peligros causados por drones mal manipulados. La FAA tiene planeado continuar informando y educando al público sobre las leyes establecidas.