Un Falcon 9 de SpaceX explota en la plataforma de lanzamiento de Cabo Cañaveral

SpaceX, la compañía fundada por el empresario Elon Musk, sufrió un accidente operativo de primer orden este jueves.

Un cohete Falcon 9 explotó en la estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, Florida, poco después de las 9 de la mañana, produciendo ondas de choque que los testigos dijeron que podían sentirse en edificios que se encuentra a varias millas del Centro Espacial Kennedy. Los medios locales informaban del negro humo que se elevaba desde el Complejo de Lanzamiento 40.

Relacionado: SpaceX intentará aterrizar tres cohetes al mismo tiempo

Mike Curie, un miembro de la Cámara de Comercio de Titusville, ha explicado la sensación vivida. “Estábamos sentados aquí y de repente … el edificio empezó a temblar”, según recoge la BBC. “Hubo un par de explosiones de menor importancia después de eso y luego vimos la columna de humo. Estaba muy definida, no como algo controlado”.

La Associated Press informó que el cohete Falcon 9 estaba programado para lanzar un satélite de comunicaciones Amos-6 de $ 195 millones de dólares para la compañía israelí Spacecom a las 3 de la mañana. Pero se produjo una cancelación catastrófica durante una prueba de fuego estática – un estándar de diagnóstico que hace que los nueve motores principales del cohete se encienden en secuencia-.

Las áreas circundantes se habían limpiado antes de la prueba, y la Oficina del Condado de Brevard de Emergencias (EMO) dijo en un tweet que no había ninguna amenaza inmediata para los residentes de las urbanizaciones cercanas. “No hay riesgos”, subrayó el director Kimberly Prosser al Florida Today. “Estamos monitoreando la situación, pero no ha habido solicitudes de asistencia.”

Un portavoz de SpaceX ha corroborado el relato de la EMO este jueves por la mañana. “SpaceX puede confirmar que, en preparación para el fuego estático de hoy, hubo una anomalía en la plataforma”, dijo a The Verge. “Pero no hubo heridos”, añadió.

Un grupo de investigación llegaba al lugar de los hechos poco después del informe inicial de una explosión. La división de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. a cargo de la estación de Cabo Cañaveral, dijo a The Verge que no había “víctimas ” y “que no era una amenaza para la seguridad pública”, pero instó a los ciudadanos evitar las áreas cercanas afectadas por la explosión.

“El servicio de Emergencias está proporcionando la respuesta inicial en el lugar del siniestro. Algunos bloqueos de las carreteras se establecerán en los alrededores, por lo que solicita que se evite la entrada de la estación hasta nuevo aviso. Vamos a proporcionar actualizaciones a medida que estén disponibles “.

Por otra parte, el Centro de Operaciones de Emergencia del Centro Espacial Kennedy dijo que se continúa “vigilando la situación” y están “a la espera de ayudar a” si fuera necesario. Y dijo que su división de salud ambiental estaba monitoreando el aire de toxinas que puedan presentar un peligro para el personal.

El lanzamiento del cohete era muy esperado. Facebook se asoció con el proveedor de comunicaciones Eutelstat para usar el satélite de Spacecom, principalmente, con el propósito de ampliar la iniciativa Internet.org, una organización no lucrativa cuyo objetivo es ofrecer conectividad libre y de bajo coste en las áreas y naciones en desarrollo.

Mientras tanto, las consecuencias para SpaceX no podrían ser mayores. La compañía sufrió un revés similar en junio del año pasado, cuando uno de sus cohetes Falcon 9 explotó de camino a la Estación Espacial Internacional (ISS). Desde entonces, la compañía parece haber comenzado un ascenso largo y lento hacia la recuperación. Lanzó con éxito el Orbcomm¬-2 en diciembre y poco después un cohete Falcon 9. Se completó un segundo desembarco a finales de julio.

No está claro todavía qué impacto tendrá lo sucedido en los planes futuros de la compañía. SpaceX tenía la intención de poner en marcha el Falcon Heavy, una variante más grande y más potente del Falcon 9, en los próximos meses. Y esperaba comenzar a transportar astronautas a la ISS tan pronto como sea posible.

Esta explosión, sin embargo, podría ser de gran ayuda para la competencia creciente de SpaceX. Blue Origin, la firma fundada por el jefe de Amazon, Jeff Bezos, ha completado con éxito un aterrizaje tras el lanzamiento de su cohete New Shepard a principios de este año. Y en abril, la compañía francesa de cohetes Arianespace firmó un acuerdo con el fabricante de motores Safran para producir cohetes capaces de transportar cargas útiles con destino al espacio “asequible”.

Sin embargo, a algunos observadores de la industria no les preocupa. “La última explosión de un cohete SpaceX Falcon indica la imprevisibilidad inherente y el riesgo involucrado en los vuelos espaciales, ya sea con o sin personal, tanto si las misiones están dirigidas por la NASA o por empresas comerciales”, insiste Loizos Heracleous, profesor de Estrategia en la Escuela de Negocios de Warwick que ha trabajado con la NASA, a Digital Trends.

“Con las misiones espaciales, incluso las simulaciones más avanzadas no pueden sustituir el aprendizaje práctico, dada la multitud de variables que intervienen y la importancia de aprender de la experiencia. Esta explosión no va a cambiar los objetivos a largo plazo de SpaceX “, concluye.