Cámaras GoPro viajan a las profundidades con mini-submarinos de Seawolf

Tomas de video que hace unos de años hubieran sido humanamente imposibles, hoy están a nuestro alcance gracias a los drones (o robots). TTRobotics ha tomado este concepto un paso mas adelante creando mini-submarinos para filmar debajo del agua. La última adición de su línea ‘Seawolf’, es una cámara que nos ofrecerá una experiencia de 360 grados.

Si bien usar drones para tomas fotográficas bajo el agua no es un concepto nuevo, lo que nos ofrece la línea de productos Seawolf es un precio mas razonable. Sus sistemas usan montajes para cámaras populares como la GoPro en vez de una cámara ya integrada al producto. La compañía, TTRobotics, presentó sus submarinos GoPro el año pasado con dos versiones, una para el mar y una para el agua fresca.

Relacionado: Gafas para volar drones te sumergen en la transmisión en vivo

El Seawolf VR360, todavía en desarrollo, incorpora la ‘Luna’, una cámara de 360 grados muy popular debido a su pequeño tamaño; y utiliza una GoPro y gafas para navegar. Mientras que el mini-submarino no puede sumergirse tan profundo como otras opciones, logra alcanzar unos 80 pies bajo el agua.

La velocidad máxima del equipo de perforación es de 2 nudos – que es el lenguaje marítimo para decir un poco más de 2 mph. Pesando más de 9 kilos, el mini-sub es todavía un poco pesado para usar.

La compañía también ha presentado recientemente la Seawolf Chrome, que puede ser controlado con un iPhone o iPad a través de Wi-Fi en lugar del joystick tradicional. El Chrome tiene un rango de operación de alrededor de 160 pies.

El Seawolf Deepsea Challenger, que aún no se ha lanzado al mercado, podrá sumergirse unos 200 pies bajo el agua.

Con la VR360, Chrome y Challenger todavía en desarrollo, no hay pistas sobre el precio todavía.

De todas formas, especulando un poco, sabemos que el Seawolf Deporte, diseñado para el uso de agua dulce con una GoPro, se vende por $ 999. La VR360 y Challenger, con algunas características más sofisticadas, es probable que tenga un precio un poco más alto. El Chrome en cambio, como no precisa un controlador, podría potencialmente tener un precio un poco más bajo.