Palomas medirán la polución del aire en Londres

Londres es una mega-ciudad en continuo crecimiento con una población de alrededor de 8.6 millones. La expansión trae consigo, inevitablemente, la polución del aire, con cientos y miles de vehículos congestionando las calles de la metrópolis.

Pero, a no desesperarse, las palomas de la capital británica están aquí para salvar el día.

Relacionado: GreenBox: cajas de pizzas “verdes” para proteger el medio ambiente

Las no muy queridas aves comenzaron a trabajar para la compañía británica Plume Lambs en un programa llamado Pigeon Patrol UK (Patrulla de Palomas Reino Unido, en castellano). Así es como funciona: la compañía ata varios sensores de calidad de aire a los cuerpos de un escuadrón de palomas de elite. Al volar por los cielos de la ciudad, las simpáticas aves monitorean los niveles de dióxido de nitrógeno y la compañía tuitea los resultados en su cuenta de Twitter @PigeonAir.

La primer paloma “tecnológica” tomó vuelo, junto a una bandadas de compañeras, desde Brick Lane en el este Londres. El diminuto sensor colocado en su espalda, que apenas pesa 25 gramos, no restringe en lo más mínimo el movimiento del ave. Mientras que otra paloma equipada con GPS es la encargada de informar la ruta de vuelo.

Si quieres saber cuán contaminado está el aire en el barrio donde vives, puedes tuitear a @PigeonAir y solicitar una lectura de polución en tu zona. Pero, por favor, no toques a las aves si las descubres tomando un descanso en tu barrio, disfrutando de los restos de pescado con papas fritas.

Mientas que los científicos dicen que es la primera vez que usan esta tecnología en animales urbanos, el fundador de Plume Labs, Pierre Duquesnoy, asegura que la idea surgió del uso de las palomas como transportistas de información en la primera y segunda guerras mundiales, reporta The Guardian. Duquesnoy también comentó sobre las virtudes ideales que tienes estas aves para hacer la tareas —vuelan rápido (hasta a 80mph) y a bajas alturas (100-150 pies).

“Es un escándalo de salud y de medio ambiente, para los humanos y para las palomas también. Estamos haciendo visible lo invisible”, dijo Duquesnoy al diario británico.

“La mayor parte del tiempo, cuando hablamos de polución, la gente piensa en Beijing y otros lugares lejanos, pero hay varios días durante el año en los cuales la polución fue más toxica en Londres que en Beijing. Eso es una realidad”.

Relacionado: Científicos japoneses descubren una bacteria que come plástico

La polución del aire en Londres es un importante problema de salud que contribuye a la muerte de miles de residentes por año.

Para las palomas mismas es un ganar-ganar. No solo ayudan a los londinenses en la batalla contra las toxinas ilegales que flotan en el aire que ellas mismas respiran, sino que también, ahora en lugar de ser referidas como “ratas con alas”, son consideradas como valiosas aleadas.

El programa durará tres días. Hasta ahora, las lecturas han mostrado altos niveles de polución en Westminster (área donde celebra sus sesiones el parlamento británico) y moderados niveles de toxicidad en el Londres céntrico