Una nueva tecnología de impresión 3D que revolucionará la industria

A pesar su innovación e inventiva, las impresoras 3D no son perfectas. Aparte de los errores de imprenta ocasionales y de los extrusores atascados, quizás el tema que más detiene el avance de esta nueva tecnología es la enorme cantidad de tiempo que se necesita para producir objetos grandes.

Con este problema en mente, un equipo de ingenieros de la compañía de diseño 3D Autodesk decidió programar un nuevo sistema de impresión 3D con múltiples cabezales en paralelo, llamado Project Escher.

Relacionado: La luz de tu celular puede ser una impresora 3D

En pocas palabras, este proyecto deja de lado la técnica convencional de un solo cabezal, y usa múltiples cabezales de manera simultánea —que trabajan en perfecta armonía— para aumentar la velocidad de producción dramáticamente.

En esencia una línea robótica de montaje, el sistema del Proyecto Escher es especialmente efectivo para producir objetos grandes de escala industrial.

Obviamente, los impresores aficionados se reirían de la idea de que las impresoras 3D tardan demasiado tiempo para cumplir su tarea, argumentando que la tecnología transformó completamente la industria de manufactura, permitiéndole a la gente construir cualquier cosa a una fracción del tiempo que normalmente se necesita. Sin embargo, no puede negarse que usar un solo cabezal para imprimir lo que fuere es un proceso tedioso que podría mejorarse.

“La mayor razón por la cual no hemos visto ese entusiasmo alrededor de la tecnología de impresión 3D es que, en el pasado, hemos puesto demasiada atención y esfuerzo en el hardware, sin prestar atención al software”, dice el investigador de Autodesk Andreas Bastian. “¿Deberíamos usar el mismo software para imprimir implantes de cadera, partes de aviones, y destapadores?”.

Esta pregunta llevó al equipo a desarrollar un software capaz de hacer a las impresores 3D más inteligentes. Lo que esto significa es que aunque ellos crearon una manera de usar varios cabezales de manera colaborativa, lo más importante es que los cabezales no tienen que esperar a que sus “colegas” hagan su trabajo para empezar el suyo. En cambio, el software permite que cada cabezal trabaje simultáneamente de manera inteligente complementando perfectamente el trabajo del otro y así terminar el proyecto más rápido.

Relacionado: Under Armour presenta sus tenis edición limitada impresos en 3D

“Lo que hace especial a Escher es la fabricación colaborativa y simultánea”, dice Bastian. “Cuando comienzas a desarrollar habilidades de fabricación en paralelo, el tiempo y costo de producción se reducen drásticamente”.

El sistema también permite el uso de diferentes cabezales de impresión, dándoles a los usuarios todavía un mayor rango de funciones.

Todavía no se puede decir si el proyecto Escher estará disponible comercialmente en el futuro, pero considerando cómo beneficia a la manifactura, posiblemente sea el próximo gran paso de la industria de impresión 3D, y de la industria de manufactura en general.