En Japón, construirán la granja solar flotante más grande del mundo

El desastre de Fukushima provocó el cierre temporario de todas las plantas nucleares japonesas de generación de energía. Fue una cuestión de seguridad. Y solo una volvió a operar desde la tragedia.

La dependencia de energía importada y cara en los últimos años, y la eterna espera de completar los procedimientos de seguridad para volver a abrir las plantas nucleares han alentado a compañías tecnológicas locales como Kyocera a desarrollar soluciones de energía renovable. Una de esas soluciones son las granjas solares. El problema es que estas granjas ‘particulares’ necesitan de mucho espacio, y en Japón, la mayor parte de la superficie o está poblada o son montañas. Allí, es un desafío encontrar lugares donde sea posible construir la enorme cantidad de paneles que se necesitan para tener una granja solar eficiente y sostenible.

Relacionado: Las granjas soleres del fututo estarán en el cielo

La respuesta de Kyocera a este desafío ha sido utilizar espacio, a primera vista, inutilizable, como los reservorios de agua. Para su último proyecto, la compañía se ha asociado con la corporación Century Tokio Leasing para construir lo que será la granja solar flotante más grande del mundo en términos de energía producida.

Situada a 80 km (50 mi) de Tokio y programada para empezar a funcionar en 2018, la nueva instalación eclipsará a la actual mayor granja solar flotante —también construida por Kyocera— usando cinco mil paneles más y cubriendo siete veces más espacio.

Kyocera recientemente empezó a construir la nueva granja que usará más de 50,000 paneles solares que cubrirán una superficie de agua dulce de 180,000 metros cuadrados, “El proyecto generará 16,000 megawatt hora (MWh) por año, suficiente electricidad para abastecer de energía aproximadamente a 5,000 hogares”, Kyocera dice en su website, aclarando que esa energía equivale a la que entregan 19,000 barriles de petróleo.

Relacionado: Presentan las 2 propuestas finalistas para el estadio olímpico de Tokio 2020

Y poner los paneles en el agua no solo resuelve el problema de falta de espacio, la refrigeración del agua también incrementaría la eficiencia de los paneles energéticos en al menos un 10% versus los paneles en tierra. Incluso, la nueva granja solar ayudará a reducir la evaporación en veranos cálidos, un factor importante que mejora aún más las credenciales de las granjas solares.