iBot se reinventa con la ayuda de Toyota

La iBot ya excitó y sorprendió a muchos hace unos 16 años. Esta silla de ruedas motorizada era muy diferente a cualquier otra, con características especiales que permitían al usuario elevarlo para una comunicación más fácil y más natural con los que caminan a su lado, y la capacidad de hacer frente de manera competente al terreno desigual.

Esta máquina multi-ruedas podía incluso subir peldaños, ofreciendo a los usuarios un nuevo nivel de libertad que muchos nunca antes habían experimentado.

Relacionado: El nuevo Segway es también un tierno robot

Sólo había un inconveniente. El costo. La iBot se vendía por $ 25,000 dólares, un precio prohibitivo que obligó a frenar la producción en 2009. Pero su inventor Dean Kamen, que también creó el Segway, que utiliza una tecnología de equilibrio similar a la iBot, nunca ha renunciado a su sueño de que su máquina fuera para un amplio público.

De hecho, una asociación recién anunciada con el fabricante japonés de automóviles Toyota ha dado a Kamen una segunda oportunidad para ofrecer la iBot como una alternativa viable a una silla de ruedas tradicional y transformar la vida de las personas con discapacidad en todo el mundo.

“Estoy feliz de poder decir que nuestro objetivo es traer de vuelta la iBot”, explica Kamen en un vídeo (arriba) publicado este domingo. “Nos gustaría ofrecer todo lo que tenía la iBot original y mejorarla gracias a 15 años de mejoras en la tecnología”, subraya. Kamen asegura que, después de haber visto la libertad, flexibilidad e independencia que esta máquina ofrece a los usuarios, “sabemos que tenemos que llevar esta tecnología a más personas que lo necesitan”.

deka-ibot-325x325

Y esta asociación surgió, según Kamen, en gran parte porque DEKA – su empresa- y Toyota “comparten la misma visión de poner la movilidad a disposición de las personas con cada tipo de habilidad.” El acuerdo significa que DEKA puede basarse en la experiencia y los conocimientos de Toyota en la tecnología de la movilidad, mientras que la compañía japonesa tiene como objetivo hacer uso de las tecnologías de equilibrio de DEKA para “una terapia de rehabilitación médica y otros fines.”

Aunque no hay detalles acerca de la disponibilidad de la iBot de segunda generación, o incluso su precio (que es de lo más importante), el hecho de que reciba el apoyo de un gigante como Toyota es un paso adelante para que la máquina pueda un día convertirse en una posibilidad realista para las personas con discapacidad, movilidad reducida y de edad avanzada que buscan una manera de moverse más natural y versátil.