Derrumban casa y culpan a Google Maps del error

Si crees que hoy tienes un mal día, espera leer lo que les ocurrió a Lindsay Díaz y Alan Cutter, que vivían en un dúplex con los números 7601 y 7603 de Calypso Drive en Rowlett, condado de Dallas, Texas. Sus casas fueron derribadas por error por una empresa de demolición, la cual culpa ahora a Google Maps por la confusión.

Los trabajadores de Billy L. Nabor Demolition, una empresa con 50 años de experiencia en el mercado, y cuyo lema es “Podríamos demoler el mundo”, habían sido contratados para derribar un edificio en el 7601 Cousteau Drive, a una cuadra de distancia de las casas derribadas.

Sus empleados aseguran haber consultado todos los datos adecuadamente.

Relacionado: Un error en Google Maps lleva a los conductores a cruzar la pista de aterrizaje de un aeropuerto internacional

La compañía de demoliciones ha declinado hasta el momento realizar cualquier tipo de disculpa formal, aunque ha enviado un mensaje con una captura de pantalla de Google Maps que muestra la flecha de 7601 Cousteau Drive apuntando al dúplex de Díaz y Cutter.

George Gomez, el presidente de la compañía, al tratar de ser entrevistado por la estación de TV local WFAA, se negó a hablar en cámara, aunque dijo que el error “no es un gran problema”.

Por su parte, el administrador de la ciudad, Brian Funderburk, dijo que “Yo sí que creo que es un gran problema. Los propietarios estaban en el proceso de averiguar los gastos para reparar sus casas devastada por un tornado, y ahora están mirando a la reconstrucción del lugar”.

El dúplex fue afectado por un tornado el pasado mes de diciembre, y sus propietarios habían solicitado un permiso para empezar con los trabajos. De hecho, ya estaban a la espera de la resolución por parte de sus respectivas compañías de seguros.

Relacionado: Google Maps para iOS mejoró

Según los análisis de los ingenieros estructurales, el edificio no necesitaba ser derribado. “El informe decía que la estructura se mantenía sólida”, dijo Díaz durante una entrevista. “Sólo había que reemplazar una pared y algunas vigas del techo, pero la casa estaba estructuralmente en buen estado”.

“¿Cómo pueden cometer un error como ese? No sólo destruyeron mi casa, sino que destruyeron mi vida”, agrega Lindsay.

Por su parte, Google Maps parece haber ajustado sus datos, los que ahora apuntan a  la dirección correcta.