Los nuevos neumáticos de Goodyear son balones magnéticos

Aunque sí ha habido cambios significativos en la tecnología de neumáticos en el pasado, el tamaño y la forma de las ruedas para vehículos de pasajeros no ha cambiado en nada por décadas.

Sin embargo, el nuevo neumático Eagle 360 que Goodyear está presentado en el Motor Show de Ginebra es un concepto que podría cambiar no solo la industria de las ruedas de caucho, pero también toda la industria automotriz.

Relacionado: BMW presenta el auto del futuro

Diseñado para usarse en los vehículos autónomos del futuro, el Eagle-360 es un neumático esférico que estará conectado al auto por campos magnéticos. Goodyear asegura que el ruido en la ruta será mucho menor y que el confort del pasajero mejorará dramáticamente. Eso tiene sentido, considerando cómo la interacción con el asfalto se transfiere a los ocupantes del vehículos a través la conexión física ente la rueda y el eje.

En el nuevo mundo, ya no hay más ejes, las ruedas se mueves vía magnetismo.

Más allá de los beneficios para los pasajeros, el diseño de balón de fútbol permite que el neumático pueda moverse en cualquier dirección, y así incrementar la maniobrabilidad del auto. Por ejemplo, si este concepto llega a convertirse en realidad, ya no tendremos que estacionar en paralelo, podremos acercarnos al lugar libre y, simplemente, introducir el auto lateralmente.

Pero es mucho más que una esfera magnética. La nueva creación de Goodyear es también una computadora; al detectar obstáculos, como hielo por ejemplo, puede decidir en qué dirección girar para reducir el deslizamiento (ver video). Además, otros sensores dentro del neumático recolectan información sobre las condiciones de la ruta para ajustar la velocidad del vehículo si es necesario. Esta información también se comparte con otros vehículos para que sus neumáticos se ajusten automáticamente en preparación a las condiciones que encontrarán en el camino.

Relacionado: La Ferrari del año 2024

Los sensores también controlan el desgaste de los neumáticos y los reposicionan de manera de optimizar su uso y así poder extender el millaje.

Sin duda, estos Eagle 360 son neumáticos del futuro. La cuestión es sin embargo, ¿cuán lejos estamos de ese futuro? Con la enorme cantidad de avances tecnológicos que estamos observando en la industria automotriz en los últimos pocos años, cada vez es más fácil asumir que el futuro está muy cerca.