FAA prueba sistema de detección de drones en el aeropuerto JFK

La Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) está probando la efectividad de un sistema de detección de drones cerca del aeropuerto internacional John F. Kennedy (JFK) de Nueva York.

El sistema de detección fue creado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) con el propósito de detectar y neutralizar las naves no permitidas que sobrevuelen al rededor del aeropuerto.

Relacionado: NASA y FAA inician periodo de prueba para controlar tráfico de drones

La FAA realizó 40 pruebas en las que utilizó cinco distintos drones. Aunque no han revelado los resultados de las pruebas, se espera que este sistema ayude a evitar los choques con aviones.

“Enfrentamos muchos retos complejos, mientras buscamos integrar a la tecnología — que evoluciona rápidamente — de los drones en nuestro espacio aéreo altamente regulado y complejo”, dijo Marke Gibson, consejero de la FAA.

La evaluación incluyó una amplia colaboración entre organismos del gobierno y empresas privadas.

Varios países se han movilizado para parar el vuelo de aviones no tripulados en espacio restringido.

Francia — un país que utilizará los drones para la vigilancia — anunció que tomará medidas contra los vuelos de drones este verano durante la Eurocopa, que tendrá lugar entre el 10 de junio y el 10 de julio.

Entre escenarios posibles para el gobierno francés existe la posibilidad de que terroristas tomen control de un drone para arrojar sustancias químicas sobre las muchedumbres.

En Estados Unidos, los aficionados de los drones pueden operar los aviones no tripulados a más de ocho kilómetros de un aeropuerto y a no más de 400 pies de altura.

Los encuentros cercanos con drones han alarmado a los legisladores y el público en general. La agencia federal de los Estados Unidos mencionó que en los últimos años ha recibido una multitud de denuncias por pilotos que han visto drones cerca de aviones y aeropuertos. Un drone, aunque pese menos que un avión comercial, podría causar un daño grave se es absorbido por un motor o choca contra una ventana de avión.