Esta flor cambia de forma a tu antojo

Los científicos han descubierto que los materiales que cambian su forman son interesantes. Sin embargo, han ido más allá al crear materiales que cambian su forma cuando tu lo solicitas.

Esto es lo que un equipo de investigadores de la Universidad Chapel Hill  de Carolina del Norte y de la Universidad de Akron describe en una nueva publicación científica de la revista Nature Communications.

Relacionado: La piel artificial hecha de materiales caseros que puede detectar tacto, presión y mucho más

En esa investigación, se hace un detalle de los materiales que han sido programados para cambiar de forma a una hora específica, sin la necesidad de un estímulo de luz o calor.

“Ha existen varios materiales que responden a condiciones específicas como el hielo, el cual se transforma en agua en cierto punto de temperatura”, afirma el profesor Sergei Sheiko, uno de los co-autores a Digital Trends.

“El problema es que hay mucho sistemas como el cuerpo humano que se mantienen muy estables con respecto a la temperatura, a la luz y a otros elementos que son necesarios para estimular un cambio”, añade.

Eso es un problema si consideras algunas aplicaciones como la aplicación de drogas dentro del cuerpo. Al introducir un cambio basado en la hora, es posible crear materiales que cambien su forma por sí mismos. Y se pueden controlar teniendo en cuenta las horas, los minutos e incluso los segundos.

El increíble material fue hecho utilizando dos diferentes tipos de enlaces químicos (dinámicos y permanentes), los cuales controlan los procesos de cambios y el estado final del material una vez el cambio haya finalizado.

Sheiko afirma que hay varias aplicaciones que podrían funcionar. “Podría ser posible hacer cirugías poco invasivas una vez un implante del tamaño de una aguja sea insertado en el cuerpo para que después este cambie basado en una línea de tiempo”, afirma.

Otra aplicación sería el cemento inteligente, para ser programado en un día específico.

Por ahora, el demo más importante que se ha hecho es el de una flor que cambia de forma. Obvio. ¿Quién no quiere ver una flor cambiando de forma?

Relacionado: La bioimpresora 3D que fabrica tejidos humanos

“Queríamos hace una demostración que todos entendieran y escogimos una flor ya que en la  naturaleza, esta cambia de forma dependiendo de la hora. Nos gustó porque demuestra que es posible hacer el proceso con diferentes capas, en este caso pétalos que son programados de forma individual. Muestra que no hay nada que limite el alcance de nuestro trabajo en términos de formas y diseños””, explica Sheiko