Elon Musk quiere enviar un cohete espacial a Marte muy pronto

SpaceX ha anunciado, finalmente, que planea enviar una nave espacial a Marte en 2018, como primer paso para cumplir los planes de su fundador, Elon Musk, de colonizar nuestro vecino cósmico. La cuenta oficial de Twitter de la corporación tuiteó dicha información este miércoles por la mañana.

De acuerdo con este tuit, SpaceX utilizará la nave espacial Red Dragon (Dragón Rojo) para esta misión, con un diseño modificado de su Dragon 2, equipado con ocho motores SuperDraco y creado para aterrizar en cualquier lugar del sistema solar.

Relacionado: China pretende llegar a Marte

Estos motores permitirán que el Red Dragon realice un aterrizaje de propulsión similar al que recientemente hizo SpaceX con su Falcon 9. Los motores se dispararán a medida que el Red Dragon se acerque a la superficie del planeta, ralentizando su velocidad de descenso para un aterrizaje controlado.

SpaceX también utilizará el Falcon Heavy (básicamente una versión mejorada del sistema de propulsión del Falcon 9) para lanzar el Red Dragon. Tras este anuncio, Mask explicó en Twitter que la propuesta de lanzamiento de 2018 será el “primer vuelo de prueba” de esta nueva nave espacial.

Aunque la misión está clara, siempre aparece esa idea de que el hombre pueda tocar tierra marciana, pero Mask intentó disipar, rápidamente, cualquier duda o ilusión al respecto.

“[El Red Dragon] no sería recomendado para transportar astronautas más allá de la región de la Tierra-Luna”, escribió explicando que el área interior de la nave espacial tiene el “tamaño de un SUV“, lo que significa que “no sería muy divertido para viajes más largos”.

Además, SpaceX carece de algunos recursos -como refugios habitables y transporte de tripulación- para que una colonia en Marte sea algo factible a corto plazo. Aún así, esta misión es un hito importante relacionado con idea de que los seres humanos lleguen, algún día, a Marte. El Red Dragon abre la posibilidad no sólo de enviar suministros a Marte, sino también traerlos de vuelta. 

SpaceX está trabajando actualmente en un módulo de aterrizaje inflable que permita cargas más pesadas para un aterrizaje seguro, a pesar de la atmósfera de baja presión de Marte. Esto permitiría suministros importantes que se enviarían a la superficie de Marte en misiones tripuladas.

Este anuncio pone aún más presión sobre la NASA, cuyo objetivo es llevar a seres humanos a Marte en 2030, tras una misión planeada para el 2020. Pero dado el calendario actual de SpaceX, que la firma supere a la NASA con la primera misión tripulada a Marte no parece una idea tan descabellada.

La NASA ya había mostrado cierto interés en utilizar el Red Dragon para sus propias expediciones a Marte, aunque en el anuncio que hizo este miércoles SpaceX no se hizo ninguna mención a ello.

También es cierto que fuera de una fecha y las naves que se van a utilizar, poco más se sabe de estas misiones. Se espera que se ofrezca más información al respecto en el Congreso Internacional de Aeronáutica que tendrá lugar en septiembre en Guadalajara, México.