SpaceX logra aterrizar con éxito su Falcon 9… ¡contra pronóstico!

Si Elon Musk fuese un hombre de apuestas, probablemente habría puesto su dinero en un aterrizaje fallido en el vuelo de hoy de SpaceX. Y esto a pesar del aterrizaje exitoso que tuvo la compañía el mes pasado.

Musk sabía que el cohete de hoy regresaría a la Tierra mucho más rápido y mucho más caliente, después de despojarse de su carga útil. Esto significaba que el cohete tendría que quemar más combustible para poder frenar sin estallar envuelto llamas, como cuatro de los intentos anteriores de SpaceX.

Relacionado: Elon Musk crea los cohetes más poderosos del mundo… y de la historia

Elon Musk es, de hecho, un hombre de apuestas. Pero éstas suelen estar respaldadas por los cálculos de los científicos de SpaceX. Musk apostó a que el Falcon 9 podría ser lanzado con éxito desde Cabo Cañaveral esta mañana. Apostó también a que el cohete podría poner en órbita su carga útil, el satélite comercial japonés JCSAT-14. Lo único que no apostó, sin embargo, fue que el cohete volvería a casa con total seguridad.

En su página web, SpaceX sugirió que un aterrizaje seguro era poco probable. Musk era un poco más optimista: antes del despegue, tuiteó que había alguna probabilidad de un aterrizaje seguro, aun cuando ya se sabía que el Falcon 9 se calentaría mucho después de soltar el satélite.

Lejos de la costa de Florida, un barco autónomo y no tripulado, que sirve de puerto espacial y que responde al nombre de “Of Course I Still Love You” (“Por supuesto que aún te amo”), esperaba en mita de la noche. El aterrizaje fue rápido y algo duro, pero el cohete se pegó al suelo del barco como un gimnasta olímpico. Los aplausos, cantos y vítores de equipo de SpaceX —comprensiblemente emocionados— podían escucharse a través de la transmisión en vivo.

Relacionado: Elon Musk quiere enviar un cohete a Marte muy pronto

Musk tuiteó un sucinto “Woohoo!”, aunque poco después se esmeró un poco más: “Sí, esto fue el aterrizaje de tres motores ardiendo, [es decir] el triple de desaceleración que el último vuelo”.

SpaceX espera poder reutilizar sus cohetes para así ahorrar costes en la entrega de sus próximas “cargas” al espacio. La compañía espera relanzar su Falcon 9 anterior —el primero en regresar con éxito a la tierra— a finales de este mismo año.