E-Fan, el primer avión eléctrico cruza con éxito el Canal de la Mancha

Hoy temprano en la mañana,  el primer avión bimotor totalmente eléctrico  hizo historia  al cruzar el Canal de la Mancha volando durante 38 minutos a una altitud de crucero de 3.500 pies y   para cubrir las 45.98 millas (74 kms) que separan los aeropuertos de  Lydd en Inglaterra con el de la ciudad francesa de Calais.

El avión, llamado E-Fan fue tripulado por Didier Esteyne y   fabricado conjuntamente  por Airbus Group y Aero Composites Saintnge,  empresas aeronáuticas europeas con sede en Francia,   que demoraron  aproximadamente un año y medio entre el diseño y la fabricación del aparato.

“A pesar de que estaba solo en la cabina, había mucha gente ‘volando’ conmigo hoy en este gran éxito”, dijo Didier Esteyne, diseñador del  E-Fan y piloto. “Fue el resultado de un esfuerzo de equipo fantástico que trajo mucha pasión y la voluntad de triunfar.”

“El 10 de julio 2015 figurará en la lista de días famosos en la historia de la aviación y estoy seguro que Blériot (refiriéndose al primer piloto que en 1909 cruzó el Canal en un avión más pesado que el aire)   estará orgulloso de la hazaña”, dijo Jean Botti el jefe de mecánicos de Airbus..

La aeronave tiene 21,88 pies (6.67 m) de largo, pesa 1.102 libras (500 kilos) y  está impulsada por dos motores que  funcionan totalmente con baterías de ion de Litio compuestas de un total de 2.982 células integradas en el interior de sus alas. Los motores permanecieron encendidos durante 53 minutos, entre operaciones de preparación, carretaje a la pista, vuelo y aterrizaje, y a su llegada se comprobó que  habían gastado sólamente el  21 por ciento de la carga de baterías.

“El E-Fan utilizado en vuelo de hoy está allanando el camino para el futuro de la aviación eléctrica que inicialmente permitirá la formación de pilotos y los vuelos regionales con aviones totalmente libres de emisiones, casi en silencio absoluto durante el vuelo, y altamente eficiente para operar”, finalizó Botti, quien reveló además que se encuentra trabajando en la construcción del  E-Thrust, un jet de 90 asientos basado en la misma tecnología que el E-Fan, y que podría llegar a ser el primer avión  comercial completamente eléctrico.