Un alemán crea una mesa de ping-pong inteligente

Forrest Gump podría haber hecho algunos avances bastante impresionantes por su propia voluntad en relación a su afición al ping-pong, pero imagina cuánto podría haber hecho si hubiera estado armado con la tecnología que se esconde detrás de este nuevo entrenador de ping-pong interactivo.

Mucho ha llovido desde los años 70, en cuanto a las relaciones políticas con China y en términos tecnológicos. Por ello, ahora, un diseñador alemán ha creado una herramienta de realidad aumentada para llevar el ping-pong a otro nivel.

Relacionado: Esta camiseta te muestra un dinosaurio en realidad aumentada

Para su tesis, Thomas Mayer, un estudiante en la Universidad alemana de Diseño Schwäbisch Gmünd quiso construir un sistema capaz de seguir una “bola de ping-pong en tiempo real para visualizar diferentes datos útiles para los entrenadores y los jugadores.”

Así se creó Table Tennis Trainer, una mesa de ping-pong inteligente que realmente quiere que triunfes. Gracias a la realidad aumentada, Mayer desarrolló una “interfaz proyectada” que muestra a los jugadores información crucial sobre su saque o cómo están golpeando la pelota, así como una una serie de datos adicionales relacionados con sus juegos.

“Al proyectar los obstáculos en la superficie de juego” explica Mayer, “me di cuenta de que puedo cambiar, totalmente, la forma de jugar”.

Para desarrollar esta mesa de alta tecnología, Mayer creó una mesa de ping-pong e instaló dos cámaras PlayStation CL-eye y un proyector de alta definición, tanto para realizar un seguimiento de la pelota de ping-pong durante el juego como para procesar los datos resultantes de cada partida.

Una vez que había reunido suficiente información, creó una serie de paneles para mostrar la información más útil, que podrían proyectarse directamente sobre una mesa de ping-pong para el análisis del juego en tiempo real.

El mayor reto al que se enfrentó durante este proceso Mayer fue en realidad el diseño de una interfaz funcional que tuviera la ergonomía de los jugadores en consideración. “La resolución, el diseño de la interfaz, y la disposición de los botones fueron los mayores problemas que he tenido”, asegura.

Pero, de momento, el invento de Mayer es sólo un prototipo, así que por desgracia, los aficionados al ping-pong no podrán probarlo todavía. Aunque, teniendo en cuenta cómo se ve este nuevo sistema, Mayer podría recibir la suficiente demanda como para sacar esta mesa de ping-pong al mercado.