Un grupo de científicos japoneses encabezado por el Dr. Shosuke Yoshida de  la Universidad Keio de Tokio ha descubierto un microorganismo que puede salvar a la humanidad de uno de los mayores desastres ecológicos de nuestros tiempos.

De acuerdo al reporte publicado por la prestigiosa revista Science, la bacteria bautizada como Idonella Sakaiensis es capaz de comer el más común de los plásticos (Tereftalato de Polietileno o PET), usado especialmente en la fabricación de envases.

Relacionado: Cajas de pizzas “verdes” para proteger el medio ambiente 

Según el Dr. Yoshida, “Si se pone una bacteria en una situación en la que sólo tiene una fuente de alimento para consumir, con el tiempo se adaptará a hacer eso”.

“Sin embargo, en esta primera etapa, no podemos dejar esas bacterias sueltas en los montones de plástico del mundo. Queremos investigar y desarrollar este descubrimiento para llevarlo a una aplicación práctica, segura y rápida.”

“Por el momento sabemos que la enzima funciona mejor a una temperatura de 86 grados Fahrenheit (30 grados Celsius), y es capaz de degradar el plástico lentamente hasta hacerlo desaparecer por completo en unas seis semanas”, explica el investigador.

El proceso es muy lento, lo que significa un enorme reto para su uso masivo. Sin embargo, los japoneses son optimistas al recalcar que la bacteria tiene la ventaja de crecer con facilidad en casi todo tipo de medio. Ahora solo hay que encontrar la forma de generar un mecanismo de descomposición masiva de plástico mediante su uso, algo que aún no está claro.

No es la primera vez que se habla de organismos capaces de biodegradar el plástico. Sin embargo, los autores enfatizan que es una alternativa muy prometedora para paliar la contaminación plástica.

image_3693-Ideonella-sakaiensis

Las estadísticas del Foro Económico Mundial indican que 60 millones de toneladas de PET se producen cada año en el mundo y aseguran que solamente el 14% de los envases de plástico se recoge para reciclarse.

En el caso particular de los Estados Unidos, un estudio realizado en el 2014 por The National Association for PET Container Resources (NAPCOR) y The Association of Postconsumer Plastic Recyclers (APR) indica que durante ese año la tasa de reciclaje de las botellas de plástico de polietileno fue 31%.

La noticia del estudio ha despertado gran interés internacional, pues supondría un arma eficiente contra el PET, una resina derivada del petróleo que conserva su durabilidad y consistencia por centenares de años.

Relacionado: EasyJet ahorrará 50,000 tons de CO2 con sus aviones híbridos

Su acumulación inunda y amenaza todos los ecosistemas, especialmente los marinos como la “Isla de la Basura” en el Océano Pacífico y donde flotan unos 100 millones de toneladas de desechos repartidos en 1,500,000 kilómetros cuadrados (579.153 millas cuadradas), aproximadamente las superficies de Argentina y Chile combinadas.

.