Conoce al robot Drinky, tu compañero de bebidas

Es viernes por la noche y te provoca tomarte unas copas con tus mejores amigos. Los llamas a todos, a ver quién tiene ganas de salir, pero resulta que todo el mundo está ocupado. Beber solo no es nada divertido, por lo que sacas del armario a Drinky, lo pones en la mesa y listo. El pequeño robot no habla pero si se puede tomar unos tragos contigo.

Drinky, es la creación del inventor surcoreano Eunchan Park, y es la solución robótica perfecta para los bebedores solitarios que quieren compartir su bebida favorita con un compañero.

El robot surcoreano de 40 centímetros puede brindar contigo, tomarse los tragos que sean necesarios, como si no hubiera mañana, y con un simple movimiento te pide que le sirvas más. Hasta las mejillas de Drinky brillan y se ponen rojas después de cada trago.

Relacionado: El nuevo Segway es también un tierno robot

Park decidió crear a Drinky después de pasar una Navidad a solas. Los movimientos del robot son impresionantemente natural, lo mejor es que nunca tendrá una resaca. En realidad, nunca es suficiente con Drinky, por lo que tomarse unos tragos con el robot acaba cuando ya no puedas más o decidas parar. ¡Tu decides beber responsablemente o no!

¿Por qué un robot es tu mejor compañero? Drinky es el mejor compadre de bebidas porque el licor consumido va directo a un frasco colocado justo debajo del robot, lo que te permite reciclar las bebidas.

No se sabe si Park quiere promover a Drinky en Kickstarter, pero por lo peculiar del producto y el objetivo del mismo, podría ganar muchos adeptos y patrocinadores.

El inventor subió recientemente un video de Drinky en YouTube y en pocas palabras cuenta la historia de cómo el robot llegó a ser. Aquí está la historia en palabras del propio Park:

“El nombre de este robot es Drinky. ¡El sabe beber muy bien!.

En la Navidad de 2012, bebí Soju (alcohol coreano) solo porque no tenía una novia. ¡Beber solo fue definitivamente horrible! Así que no pude beber más. Por último, decidí poner un vaso extra de Soju en frente, y entonces, me animé a tomar solo como si alguien estuviera conmigo.

Sorprendentemente, después de eso, ¡el sabor de la bebida cambio por completo! ¡¡¡GUAU!!! Así que, finalmente descubrí el secreto, el sabor del alcohol depende totalmente de la existencia de un socio.

Es por esto que inventé este robot “.