Termo impreso en 3D puede salvar vidas

Los ingenieros de la Universidad de Pensilvania han desarrollado un test genético rápido y de bajo costo para detectar el virus Zika, y cuya fabricación podría salir a más o menos unos $2 dólares, y no requiere ni de electricidad ni de conocimientos técnicos para su uso.

Del tamaño de una lata de refresco regular, la prueba simplemente requiere que los pacientes potenciales proporcionen una muestra de saliva. Una pieza removible en el interior del termo cambia de color, a revelando así si se ha detectado o no el virus. El kit de prueba en sí se compone de una especie de botella-termo, un elemento de calentamiento integrado que utiliza una reacción química, y una tapa impresa en 3D que contiene todos los componentes juntos.

Relacionado: IBM busca una solución para Zika, Ébola y otros

zika-test-cut-away-_0-325x325

La prueba podría resultar bastante útil, ya que en la actualidad las herramientas de diagnóstico aprobadas (y que pueden indicar la presencia del Zika) involucran equipos de laboratorio bastante más complejos.

“Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han aprobado con carácter de urgencia las pruebas moleculares de los laboratorios para el virus Zika,” dijo a Digital Trends (Inglés) Changchun Liu, profesor asistente de investigación en la Universidad de Pensilvania: “Sin embargo, [estas pruebas] requieren de un tecnólogo bien entrenado, y de un instrumental de laboratorio bastante costoso”.

El diagnóstico rápido es extremadamente importante para hallar el virus Zika, sobre todo cuando se trata de mujeres embarazadas que hayan sido infectadas. La creación de una herramienta de diagnóstico low cost, por tanto, representaría un enorme avance.

La Universidad de Pennsylvania establece que la prueba toma alrededor de unos 40 minutos, y en pruebas preliminares demostró ser tan certera como la denominada prueba de laboratorio RT-PCR, que se utiliza para el diagnóstico de virus en la actualidad.

Liu describe esta prueba de genética como una “prueba de concepto”, y dice que algunos experimentos más deben hacerse antes de que pueda ser adaptada para su uso médico, incluyendo experimentos adicionales que garanticen que se corresponde con las pruebas más exactas disponibles en la actualidad para detectar el virus. Sin embargo, una vez que esto se logre, la prueba podría ser desplegada y utilizado en casi todas las zonas afectadas por el Zika.

Relacionado: A falta de vacunas, la controversial tecnología Gene Drive promete detener el virus Zika

Se espera que una futura versión podría de la misma podría incluso elevar su eficacia, siendo capaz de cuantificar la carga viral existente en la saliva, usando para ello un colorante fluorescente y cámara de smartphone integrada.