Así es la cápsula espacial de Blue Origin para turistas

Los turistas espaciales que tienen un ojo puesto en el servicio de Blue Origin estarán encantados de saber que van a viajar con estilo.

Si tienes dinero suficiente y la idea de hacer un viaje por el espacio, entonces Blue Origin es probablemente una de las empresas que deberías estar considerando actualmente para hacer el viaje de tu vida.

Fundada por el jefe de Amazon, Jeff Bezos, Blue Origin ha estado progresando con su sistema de cohetes reutilizables New Shepard que un día llevarán a los turistas al espacio para experimentar una aventura inolvidable.

Con un número creciente de exitosas misiones no tripuladas, la compañía espera lanzar este nuevo servicio ya en 2018.

Mientras Blue Origin se acerca cada vez más a los primeros vuelos de prueba con humanos de su sistema, esperados para este año, Bezos lanzó esta semana varias imágenes que ofrecen una visión del tipo de comodidad que algunos de los afortunados pasajeros disfrutarán durante su viaje.

La cápsula está diseñada pensando en que sea cómoda y, por ello, cuenta con seis cómodos asientos reclinables colocados cerca de los ventanales para que los turistas puedan disfrutar de las vistas.

“Cada asiento es un asiento próximo a una ventana y las ventanas son las más grandes del espacio”, asegura Bezos.

Los asientos, eso sí, serán temporalmente redundantes cuando la cápsula alcance un punto a 100 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra, ya que se les permitirá a los pasajeros retirar el cinturón y divertirse flotando dentro de la cápsula.

En el evento Space Symposium en Colorado Springs del año pasado, Bezos ya describió el tipo de experiencia de la que los turistas de Blue Origin podrán disfrutar.

“Queremos que la gente pueda salir, flotar, hacer volteretas, disfrutar de la microgravedad y mirar por esas hermosas ventanas”, dijo, añadiendo que el entrenamiento para el viaje sería “relativamente simple”.

Sin embargo, Blue Origin aún no ha revelado cuánto costará esta aventura suborbital de 12 minutos, aunque su rival Virgin Galactic ya anunció que costarían alrededor de 250,000 dólares las reservas a bordo de su avión espacial SpaceShipTwo.