Cápsula de Blue Origin aterriza exitosamente

Para Blue Origin, ya no es una novedad hacer aterrizajes de cohetes espaciales. La empresa de Jeff Bezos logró completar exitosamente el cuarto aterrizaje de su cohete reutilizable llamado New Shepard el domingo pasado.

Por primera vez, todo el proceso fue transmitido en vivo por streaming pero esta vez, el aterrizaje tenía un elemento extra.

Relacionado: Blue Origin muestra como aterrizan sus cohetes reutilizables

La empresa decidió incorporar una situación de emergencia en la cual  la cápsula tuviera que utilizar paracaídas para aterrizar.

Cuando el cohete New Shepard volvió a tierra firme, la transmisión se enfocó en la cápsula. En lugar de utilizar tres paracaídas, los ingenieros debían asegurarse de que uno de ellos fallara con el objetivo de ver cómo la capsula regresaría sin uno de sus paracaídas y qué tipo de daños podría sufrir al regresar a tierra firme.

El uso de sus  propulsores un segundo antes de tocar tierra siempre ayuda a que las naves sufran menos deterioro al aterrizar.

Lo que pudimos ver en la transmisión fue la habilidad de la capsula para descender de forma balanceada y en ningún momento el vehículo empezó a dar vueltas o a mostrarse fuera de control.

Al tocar el sitio de aterrizaje, se pudo ver algo de polvo, pero el equipo inmediatamente describió el aterrizaje como “perfecto”, añadiendo que el toque al aterrizar “fue exactamente lo que planeamos”. Otro miembro afirmó que “fue mágico”.

Los ingenieros examinaron la estructura de la capsula para ver si tenía algún daño. A estas alturas, podemos afirmar que el equipo está satisfecho con la prueba.

Relacionado: La NASA prende fuego a un buque de carga en el espacio

Con esta exitosa prueba, Bezos y su equipo están un paso más cerca de lanzar su misión de enviar cohetes en el espacio utilizando esta nueva tecnología reutilizable.

Un equipo de operadores podrá ocupar la nave a principios del próximo año. Hasta ahora, no ha habido personas dentro de los cohetes durante las pruebas.  Los primeros turistas espaciales que puedan costear un lugar en este aparato, podrían despegar en el 2018.