Baterías la mitad de pequeñas, pero igual de duraderas

A los dispositivos del futuro, desde las cámaras a los teléfonos inteligentes, se les podrían sacar el doble de partido (con baterías la mitad de pequeñas), gracias a un proyecto de los graduados del Massachusetts Institute of Technology (MIT) para llevar las baterías de metal litio recargables a la electrónica de consumo.

En noviembre, SolidEnergy Systems lanzará su primera batería de metal de litio recargable.

Relacionado: Las baterías de grafeno pueden reducir el tiempo de recarga a 15 minutos

Mientras que esta batería inicialmente se utilizaba en drones, según la compañía, esta tecnología también puede ser utilizada en una variedad de diferentes dispositivos de consumo, desde pequeños dispositivos -como cámaras y teléfonos inteligentes- a incluso coches eléctricos. Las baterías de metal de litio han jugado un papel importante debido a su mayor capacidad, pero se suelen sobrecalentar y se ha experimentando que se reduce drásticamente su ciclo de vida cuando se recargan.

Sin embargo, mientras trabajaba con el profesor Donald Sadoway, el estudiante del MIT, Qichao Hu, encontró una forma de reemplazar las baterías con un ánodo de lámina metálica delgada. Ese material delgado permite que la batería reduzca su tamaño a la mitad y aunque se encontraron algunos obstáculos más, el proyecto ayudó a lanzar SolidEnergy Systems.

Además de ser más delgada que el material tradicional, la lámina de metal también puede contener más iones, lo que lleva a una capacidad mayor. La compañía mostró el primer prototipo en octubre de 2015, lo que resultó en una inversión de $ 12 millones de dólares. Ese prototipo es la mitad del tamaño de la batería del iPhone 6. “Con dos veces la densidad de energía, se puede hacer una batería más pequeña, pero que todavía dure lo mismo, como una batería de iones de litio”, dijo Hu, el CEO de SolidEnergy Systems. “O podemos hacer una batería del mismo tamaño, pero que dure el doble de tiempo”, añadió.

No obstante, la batería sólo funcionaba a 176 grados Fahrenheit o más. ¿La solución? Una solución de electrolito líquido añadido a la lámina permite que la batería funcione sin calor. Varios años de desarrollo han permitido desarrollar una batería de metal de litio recargable que es no inflamable y que puede funcionar en una amplia gama de temperaturas. Según SolidEnergy Systems, también se pueden fabricar con el mismo equipo las baterías tradicionales de iones de litio. Increíble, ¿verdad?