Así será el buque de carga de Rolls-Royce del futuro

Mientras que la mayoría de nosotros asociamos el nombre Rolls-Royce a los coches de lujo y a los motores, la compañía también tiene fuertes vínculos con el sector naval, ya que diseña embarcaciones e integra algunos sistemas.

Fuera del negocio de los automóviles, Rolls-Royce Holdings ha estado durante algún tiempo estudiando la idea de controlar autónoma y remotamente los buques de carga, algo que podría ser una realidad en 2020.

Relacionado: Vision Next 100 de Rolls-Royce: un lujo autónomo sobre ruedas

Los navíos del futuro serán controlados de forma remota por un “capitán”, que estará estacionado en una base en cualquier parte del mundo, según dijo Oskar Levander, el vicepresidente de innovación naval de la compañía, en el Autonomous Ship Technology Symposium en Amsterdam.

Aunque el control remoto está a la vuelta de la esquina, según Levander, “No se trata de si sucederá (que sí), sino del cuándo. Las tecnologías necesarias para construir naves autónomas son una realidad que ya existe… Veremos un barco con control remoto para uso comercial a finales de esta década”.

Las pruebas de este sistema de control autónomo ya se han puesto en marcha en Finlandia, y los ensayos en diferentes condiciones –tanto de funcionamiento, como climáticas- también se están llevando a cabo, según la compañía.

A pesar de asegurar que podría ser una realidad en los próximos cuatro años, Rolls-Royce admite que todavía hay mucho trabajo por hacer, incluyendo algunos obstáculos regulatorios así como exhaustivos exámenes para comprobar y corroborar la seguridad y el buen funcionamiento de estos buques operados por control remoto.

El tema de la piratería, por supuesto, también hay que tenerlo en cuenta. En concreto, cómo se protegerían estas naves de posibles ataques y qué seguridad se ofrecerá para evitar que un hacker acceda a los sistemas de la nave y navegue a cualquier puerto. De momento, Rolls-Royce está trabajando en ello.

Los buques operados remotamente ofrecerán también el máximo espacio de carga. Por supuesto, esto suena no como una buena noticia para los trabajadores de barcos, aunque es probable que pasen muchos años antes de que una gran parte de los buques de carga de todo el mundo naveguen sin tripulantes.

Rolls, que ha estado trabajando en este tipo de navíos durante varios años, dice que para los buques operados por control remoto podrían ser más rápidos, más eficientes y más baratos que los buques de ahora. Se espera que el primer buque de carga totalmente autónomo o controlado de forma remota viaje por el mar Báltico, surcando las aguas entre países como Dinamarca, Finlandia, Alemania, Polonia y Rusia.