Zenvo celebra su décimo aniversario en Ginebra con este modelo de 1,163 caballos

Puede que el fabricante de automóviles danés Zenvo sea más que nada conocido por un desafortunado accidente ocurrido hace unos años, cuando uno de sus nuevos y flamantes autos se incendió en la pista de pruebas Top Gear. Pero no se han dado por vencidos, y por el contrario, han seguido desarrollando sus superdeportivos.

Zenvo está celebrando su décimo aniversario en el Salón del Automóvil de Ginebra 2017 de una manera espectacular. Han presentado una versión aún más potente y única del TS1 que dio a conocer en Ginebra el año pasado. Oficialmente llamado TS1 GT, Zenvo lo ha apodado “Sleipnir”, mitológico nombre del caballo de ocho patas que poseía el padre de los dioses Odín. Esta nueva mutación contiene más de 1,000 caballos de fuerza bajo el cofre, alcanza una velocidad máxima que supera las 200 mph, y un precio por encima del millón de dólares.

Relacionado: Este superdeportivo chino viene con 1,341 caballos bajo el cofre

El TS1 GT se pone en movimiento gracias a un motor V8 de 5.8 litros con dos supercargadores, enviando 1,163 caballos de fuerza y 811 libras-pie de torque a las ruedas traseras. Para aprovechar toda esa potencia, el TS1 GT cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado Torsen y una transmisión de siete velocidades desarrollada por Zenvo. El fabricante de automóviles afirma que su caja de cambios puede cambiar casi tan rápido como las transmisiones de los carros de la Fórmula Uno.

El TS1 GT es uno de los vehículos más rápidos que paran en Ginebra por estos días. Zenvo dice que pasa de 0 a 62 mph en 2.8 segundos, y si lo dejas ir, puede alcanzar una velocidad máxima de 233 mph (unos 375 kmh), limitada en este caso electrónicamente. Esto lo hace más rápido que muchos superdeportivos de otros fabricantes de automóviles más conocidos, y lo que uno se pregunta —inevitablemente— es qué tan rápido podría ir sin el limitador.

Al igual que el TS1 estándar, el GT tiene carrocería de fibra de carbono y un chasis de acero y aluminio. En el interior, los interruptores y otras partes del instrumental están hechos de cobre y rodio, y cuestan tanto como un nuevo Porsche 911 R, aseguran en Zenvo: unos $184,000. Dicen que el interior en sí tardó casi 8,000 horas en completarse.

Así que si sólo los interruptores cuestan ya casi $ 200,000, ¿cuánto cuesta el auto completo? Zeno no lo ha confirmado, pero según la revista Autocar el precio bordea el $1.2 millón.