El concepto I.D. Crozz de Volkswagen es un SUV eléctrico con conducción autónoma

Volkswagen tiene planeando lanzar una gama de vehículos eléctricos comenzando alrededor de 2020, y prefigura ese nuevo escenario con una serie de conceptos. Primero, vimos el Volkswagen I.D. Hatchback; después el I.D. Buzz, un homenaje al clásico VW Microbus. Y ahora Volkswagen ha agregado un tercer concepto a la familia.

En la presente edición del Salón del Automóvil de Shanghai, Volkswagen presentó su nuevo I.D. Crozz, un crossover eléctrico que, tal como lo vemos, llegará a satisfacer la insaciable demanda por este tipo de vehículos… esto en el caso de que alguna vez salga a la venta en los EE.UU.

Como el otro I.D. el Crozz se basa en la plataforma MEB de Volkswagen para vehículos eléctricos compactos. VW dice que el estilo hace de este último concepto “un SUV y un coupé de cuatro puertas”, todo en uno. Esto significa que el Crozz tiene una línea de techo inclinada, aspecto que algunos compradores tienden a equiparar con deportividad, aunque a muchos otros no acaba de gustarles del todo.

A pesar de este techo aplastado y sus proporciones compactas, Volkswagen dice que el Crozz tiene el mismo espacio interior que el crossover Tiguan 2018. Esto se debe a la distancia entre ejes relativamente larga de la plataforma MEB y a lo eficiente del empaque del tren de potencia eléctrico. Con un paquete de baterías bajo el suelo y sin motor de combustión interna voluminoso, los diseñadores tienen mucha más flexibilidad.

El Crozz es accionado por dos motores eléctricos, uno para cada eje. Ambos producen una potencia combinada de 302 caballos de fuerza, dándole al crossover una velocidad máxima de 112 mph. Un paquete de baterías de iones de litio de 83 kilovatios-hora proporciona una autonomía de 311 millas por carga en el ciclo de pruebas europeo, que es un poco más optimista que la EPA de los Estados Unidos. El Crozz está equipado para una carga rápida DC, la cual le permite “repostar” al 80 por ciento en unos 30 minutos.

El Crozz también cuenta con un modo de conducción totalmente autónomo llamado “I.D. Pilot “, que se activa pulsando el logotipo de Volkswagen en el volante. En este modo, la iluminación exterior cambia para indicar que el automóvil está en modo autónomo, momento en el cual los ocupantes pueden aprovechar al máximo la tecnología de la cabina, la cual incluye una pantalla de 10.2 pulgadas en el panel de instrumentos. Cuando el Crozz está estacionado, los servicios de entrega pueden dejar paquetes en su maletero.

Volkswagen planea comenzar la producción de su “familia” de vehículos eléctricos I.D. en 2020, y es probable que el I.D. Crozz forme parte de estos planes de producción. VW espera vender un millón de vehículos eléctricos al año para 2025, y el contar con una diversidad de modelos posiblemente le ayude a alcanzar ese objetivo.