El Bugatti Chiron volvió para reclamar su trono ¡VIVA EL REY!

En 2005 Bugatti trajo un arma de fuego a una pelea de armas blancas, en la forma de su Veyron. Más precisamente, introdujo las armas de fuego al mundo de los súper autos cuando solo había espadas y flechas. Más de 1,000 caballos de fuerza, aceleración de 0 a 60 mph en 3.0 segundos y una velocidad máxima de 250 mph eran, hasta ese momento, números de fantasía.

Relacionado: Bugatti Chiron es el auto más rápido del mundo

Pero desde la aparición del Veyron la competencia ha refinado sus armas. Marcas reconocidas como Ferrari, Porsche, y McLaren pueden traer uno de sus autos a la pelea y competir mano a mano con el viejo Veyron, e incluso vencerlo. El Rey ha muerto.

bugatti_chiron_08 bugatti_chiron_09

Ahora, sin embargo, de las profundidades del Hades automovilístico, el monarca vuelve con una nueva armadura, y solo quiere una cosa: recuperar el trono. Hoy Bugatti reveló su Chiron, sucesor del Veyron y heredero al trono. En las propias palabras del constructor italiano, el Chiron es el primer súper auto de producción que entrega 1,500 caballos de potencia y 1,180 pie-libra de torque.

Para pasar de 0 a 60 mph, el Chiron necesita menos de 2.5 segundos y su nueva (y limitada) velocidad máxima alcanza las 261 mph. Aquellos que siguen de cerca la batallas de velocidades máximas saben que el Hennessey Venom estableció el nuevo record de 270 mph recientemente, pero algo me dice que el nuevo Chiron puede superar esa velocidad con su motor W16 de cuatro turbos y 8.0 litros.

“Es parte de la naturaleza humana el cruzar fronteras y establecer nuevos records — correr los 100 metros en atletismo cada vez más rápido, volar más allá del espacio exterior y entrar a nuevos reinos. Esta actitud es también la fuerza motora de Bugatti”, dijo Wolfgang Dürheimer, presidente de Bugatti Automóviles. “El Chiron es el resultado de nuestros esfuerzos para hacer lo perfecto incluso mejor”.

Relacionado: Los 10 autos más caros del mundo

El Chiron se construyó sobre un nuevo chasis monocasco de fibra de carbono, con neumáticos específicos para Bugatti y un abanico de tecnologías innovadoras que hacen al auto fácil de conducir aun a velocidades muy altas.

“Nuestros clientes forman un exclusivo grupo de coleccionistas de automóviles que buscan lo mejor de lo mejor. Con el Veyron tienen el mejor auto deportivo de los últimos diez años”, dice Dürheimer, “es por eso que las expectativas para el Chiron eran tan altas”.

Bugatti solo producirá 500 unidades del Chiron, su precio rondará los $2.6 millones de dólares. Las pre-ordenes ya están en proceso, y el primer auto será entregado este otoño.