Volkswagen presentó el concept T-Prime en el Auto Show de Beijing

Si bien es cierto que el concept Volkswagen T-Prime está haciendo su debut en China (en el Auto Show de Beijing), este prototipo es un mensaje para el mercado automotor de Estados Unidos, por un par de razones.

Primero, el T-Prime ostenta una motorización híbrida, una señal de que VW usará más este tipo de  tecnología “verde” de cara al futuro, sobre todo luego del escándalo “Dieselgate”. Segundo, el T-Prime es un SUV tamaño grande, un anticipo de un modelo más “estadounidense”, diseñado con las preferencias de los americanos en mente.

El mensaje de VW para América es claro —Vamos a producir algo específico para ustedes y será ecológico, para compensar nuestros errores del Dieselgate.

Relacionado:  Volkswagen recomprará todos los autos involucrados en el Dieselgate 

VW_tprime_13

El sistema híbrido consiste en un motor 4 cilindros, turbo, de 2.0-litros, y una transmisión automática de ocho velocidades, acompañados por un motor eléctrico y un pack de baterías ion-litio. Al igual que otros híbridos de la compañía alemana, el T-Prime puede operar en modo eléctrico, en modo híbrido y en modo GTE, cuando este último está activado todo el vehículo se configura para brindar la mayor velocidad, aceleración y potencia.

En el modo GTE, el conductor tiene a su disposición todos los 374 caballos de fuerza y 516 pie-libra de torque que el T-Prime ofrece. El SUV en GTE acelera de 0 a 60 mph en 6.0 segundos y alcanza una velocidad máxima de 139 mph, de acuerdo a información provista por Volkswagen.

En el modo híbrido, el motor eléctrico actúa como generador y almacena la energía producida en el pack de baterías.

Para cargar al 100% las baterías enchufando el vehículo a una fuente de energía, se necesitan entre 2.5 y 8 horas, dice VW, un rango bastante amplio…

El diseño exterior es muy bonito aunque no excitante; tiene muchas marcas de estilo de los Volkswagen, como los pliegues de los paneles laterales, las luces diurnas LED en forma de C, y la grilla cromada dientuda que se mezcla con los faros delanteros.

El T-Prime está construido sobre la plataforma MLB de VW, la misma del actual Audi Q7 y de numerosos vehículos del Grupo VW que se lanzarán en los próximos meses y años.

El interior es una exhibición de tecnología. Los únicos controles análogos son los de la columna de dirección que activan las luces de giro y los limpia-parabrisas; todas las otras cosas o se manejan a través de pantallas y paneles táctiles o se controlan vía gestos. Hay un panel táctil en el volante, un display de 12.0-pugadas que reemplaza al tablero de instrumentos tradicional, y una masiva pantalla de 15.0-pulgadas como consola central.

VW_tprime_11

Relacionado: Audi presentó en Beijing el nuevo TT RS de alta performance

En la parte de atrás, el T-Prime es más lujoso que cualquier auto familiar estándar. Las dos butacas individuales traseras sacrifican la practicidad que ofrece la tradicional fila de tres asientos, pero permite la aparición de una pantalla de 9.6-pulgadas integrada a una segunda consola central. La consola incluye controles para ajustar los asientos y elegir la temperatura del climatizador. Dos tablets de 10.1-pulgadas están fijadas a la parte de atrás de los apoyacabezas delanteros.

El Concept T-Prime no pasará a la etapa de producción en serie, pero Volkswagen dice que un vehículo del mismo estilo sí lo hará.