¿Puede Turquía vencer a Tesla con su propio auto eléctrico?

El gobierno turco está financiando el desarrollo de un vehículo totalmente eléctrico con el que espera cambiar drásticamente el panorama automotriz de la nación.

El proyecto está todavía en fase embrionaria, pero los funcionarios del gobierno predicen -con no poca ambición- que el sedán será un vehículo innovador.

“Nuestro auto va a ser mejor y más seguro que el de Tesla”, afirmó Fikri Işık, ministro de Ciencia, Industria y Tecnología de Turquía.

Relacionado: En solo 36 horas se pre-ordenaron 276,000 Teslas Model 3

Işık explicó que el coche (aún sin nombre) será mejor que un Tesla, refriéndose presumiblemente al recientemente Modelo 3, ya que estaría equipado con un extensor de rango que supliría la batería cuando está se quede sin electricidad. La unidad tendría la forma de un motor de dos cilindros de 1.0 litros, y sería producido localmente a partir de finales de 2018.

Más detalles técnicos no se han publicado aún, como qué tipo de batería utilizará, y hasta dónde podrá llegar con una sola carga. Lo que sí se sabe es que será construido en la misma planta que en su día construyó la segunda generación del Saab 9-3 (en la foto), un sedán bastante “flojo” para la mayoría, el cual se introdujo en el mercado hace más de 14 años. La planta podría ser considerada obsoleta, pero las autoridades turcas explicaron que constituye un punto de partida atractivo, ya que es “accesible”.

Relacionado: Fiat lanzaría un modelo eléctrico similar al Mosdel 3

Con el desarrollo en curso, Turquía está ahora buscando un socio que le ayude a construir este coche. El gobierno ha estado hablando con varias compañías (como Fiat, por ejemplo), pero no se ha llegado a ningún acuerdo todavía.

Curiosamente, el gobierno turco está abierto incluso a la idea de vender los derechos a otras empresas, todo con el fin de recaudar dinero para proyectos futuros, incluyendo la construcción de un coche totalmente autónomo. Es demasiado pronto para decir si los fabricantes de automóviles tradicionales considerarán la oferta de Işık.