Los males de VW continúan, Toyota lo reemplaza como el mayor fabricante de automóviles del mundo

Después de un mes triste que vio la escalada constante de una crisis sobre las pruebas de emisión de autos diésel que fueron amañadas, Volkswagen ha perdido su corona frente a Toyota como el mayor fabricante de automóviles del mundo.

El gigante automovilístico japonés anunció el lunes que vendió 7.49 millones de vehículos entre enero y finales de septiembre, un poco más de la cuenta de VW de 7.43 millones para el mismo período. VW había llevado el liderato en los primeros seis meses del año, Informó Bloomberg.

Relacionado: Audi RS6 y RS7

Las Payasadas del engaño de emisiones del fabricante alemán de automóviles, primero los golpeó en los titulares a mediados de septiembre, lo que sugiere que la crisis ha tenido poco impacto en las últimas cifras de ventas. Sin embargo, el reciente crecimiento en varios mercados globales, incluyendo a China, podría ser afectado como consecuencia del escándalo, lo que permite a Toyota a consolidar su posición en los próximos meses como el vendedor de coches más importante del mundo.

En cuanto a los fabricantes de automóviles en Estados Unidos, GM tomó tercer lugar con 7.2 millones de ventas de vehículos.

Al comentar sobre las cifras, el analista de autos Koji Endo, dijo a Bloomberg, “Toyota será el número uno de este año”, agregando, “VW puede estar enfrentando dificultades de ventas debido al escándalo en el próximo año en Europa y los EE.UU., yo no veo el mercado chino de regreso en el mediano plazo”.

VW está luchando para restaurar su reputación después de haber sido capturado con un sofisticado software con coches de diésel para engañar las pruebas de emisiones. El llamado “dispositivo de desactivación” permite a un vehículo detectar cuando está siendo probado para emisiones para que pueda controlar su producción de contaminantes, mientras que el rendimiento general del coche se ve afectado negativamente. De nuevo en la calle, el rendimiento total se restablece aunque los contaminantes son entonces mucho más allá de lo que la ley permite.

El dispositivo de desactivación está presente en alrededor de 11 millones de vehículos con motor diésel en todo el mundo – incluyendo los fabricados por otras empresas propiedad de VW como Audi, SEAT, y Skoda-. ​​Cerca de 500,000 de los automóviles afectados están en las carreteras de Estados Unidos.

VW está ahora en medio de un retiro masivo para modificar los coches y hacerlos legales. Poco después de darse a conocer la noticia que estalló el escándalo, Martin Winterkorn, renunció a su cargo como CEO de VW y fue reemplazado por el ex jefe de Porsche Matthias Muller.