Mira este Toyota Land Cruiser de 2,000 caballos

El SEMA Show suele ser la ocasión en la cual Toyota deja de ser predecible. En ediciones pasadas ya mostró una vez una minivan Sienna que podía correr como carro deportivo, o un Camry que esconde una sorpresa bajo su carrocería. Y este año, Toyota continúa con su locura transitoria presentando un doble turbo que alcanza las 220 mph y lleva la placa de un… ¿Land Cruiser?

El Land Cruiser es el equivalente en Toyota al Range Rover, un SUV grande diseñado para desplazarse por terrenos duros a bajas velocidades, y no precisamente para volar por las autopistas. Y aunque es verdad que —con los años— el Land Cruiser ha pasado de ser un vehículo “espartano” a un voluminoso SUV de lujo, no es precisamente el primer tipo de carro que se te viene a la mente cuando se trata de velocidad. Pero de velocidad es justamente de lo que hablamos aquí, con este monstruo que Toyota ha bautizado como Land Speed Cruiser.

Relacionado: El icónico Toyota Land Cruiser 70 Series seguirá abriéndose camino… en Australia

Es movido por el mismo V8 de 5.7 litros utilizado en el Land Cruiser, pero con un par de turbocompresores ubicados a ambos lados del motor, succionando aire directamente a través de unas entradas ubicadas en la facia delantera. El resultado son 2,000 caballos de fuerza, lo que significa que este Land Cruiser es aproximadamente el doble de poderoso que un Bugatti Veyron, y hace que un Ferrari 488 GTB parezca una Vespa.

Toyota no ha ofrecido muchos más detalles del crossover más veloz de la tierra, aunque sí sabemos que está más cerca del suelo que los Land Cruiser normales. Las fotos también muestran las tomas de aire delanteros, el difusor y el spoiler trasero, elementos que deberían mejorar el rendimiento aerodinámico del vehículo.

El Land Speed Cruiser no es la única atracción que Toyota tiene planeado presentar en el SEMA Show 2016. Ha desembarcado con una flota de autos-concepto, incluyendo una minivan Sienna transformada, una versión de carreras de su camioneta Tacoma TRD Pro, y un Prius tuneado. A ver si un día de estos Toyota se decide y canaliza más de estas locuras en sus modelos de la producción.