Puede que el nuevo Shooting Brake GT86 de Toyota sea lo que has estado esperando

La división australiana de Toyota ha construido el Shooting Brake, un auto que llena de entusiasmo a todos los seguidores de la marca nipona: con aspecto elegante, basado en el GT86 —mejor conocido como Scion FR-S en nuestras costas. El concepto ha sido presentado durante un evento privado celebrado en Sydney.

En comparación con el GT 86 ya conocido, la mayor parte de las modificaciones se encuentran en el pilar B, donde el Shooting Brake gana un panel de mayor, una ventana trasera con bordes levantados, y una portilla vertical.

Relacionado: El nuevo concept eléctrico de Toyota, el Ubox, busca atraer a la generación Z

La chapa adicional deja más espacio libre a los pasajeros traseros, dándole también un maletero más grande. El Shooting Brake es, casi sin dudarlo, uno de los mejores proyectos presentado por Toyota en los últimos tiempos.

No parece que Toyota haya hecho alguna modificación mecánica en él. Totalmente funcional, el Shooting Brake es accionado por un motor de de 2.0 litros que genera 200 caballos de fuerza y 151 libras-pie de torque. Como el GT86, estaría disponible con una transmisión de seis velocidades manual o una unidad automática de seis velocidades.

El proyecto se inició hace casi dos años, cuando Tetsuya Tada, Ingeniero en Jefe de Toyota, vio un modelo de arcilla a escala durante su visita a la sede australiana de Toyota. El coche era simplemente un estudio de diseño, y no estaba destinado a convertirse en un concepto, ni mucho menos en un coche de producción. Pero a Tada le gustó tanto, que pidió a la división de creación de prototipos de Toyota hacerlo realidad.

Relacionado: El Scion FR-S ahora se llama Toyota 86

Ahora las malas noticias. Toyota ha sido reacio a construir vástagos del GT86 en el pasado, y el Shooting Brake no será una excepción. Mientras Tada señaló que le encantaría ver el Shooting Brake en las salas de ventas, es todavía un concepto, y no se le considera un candidato para la producción en masa. Al menos, no por el momento.