El Concept-i de Toyota incorpora la Inteligencia Artificial a la conducción

Toyota ha presentado un concepto que plantea un enfoque diferente para el desarrollo de aquello que entendemos como un vehículo. Llamado Concept-i, acaba de ser presentado en el Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas, Nevada.

Más que una simple máquina que viaja desde un punto A hasta un punto B, el Concept-i utiliza la Inteligencia Artificial para establecer un tipo de relación “humana” y más próxima con el conductor. Está fabricado en torno a un agente de IA llamado Yui, el cual aprende de los diferentes patrones de conducción y de horario de cada usuario, pudiendo incluso medir las emociones de los pasajeros.

Relacionado: Hyundai prevé un futuro en el que estacionarás el auto en la sala de estar

Los usuarios pueden elegir entre una conducción automatizada o manual. Pero incluso cuando el modo automático no está activado, el Concept-i supervisa constantemente la atención del conductor y las condiciones del camino, interviniendo por su cuenta si es necesario. Por ejemplo, la AI permite al automóvil cambiar instantáneamente al modo autónomo si detecta que el conductor no está prestando atención, o si existe la posibilidad cierta de una colisión.

El Concept-i explora en la idea de cómo podría ser el interior del automóvil de mañana, reflejando una tendencia clara en el CES de este año. Evita en lo posible las pantallas táctiles, y en su lugar muestra información importante cuándo y dónde se necesita. Las luces de colores a los pies indican si el automóvil está en modo autónomo o manual, y las vistas se proyectan sobre el pilar del asiento para advertir al conductor si otro carro está en alguno de los puntos ciegos.

Yui muestra mensajes en los paneles de la carrocería, y da la bienvenida a los pasajeros mientras se acercan al carro, todo mientras unos mensajes en el panel trasero permiten al Concept-i comunicarse con el mundo exterior. Por medio de estos informa a otros conductores la dirección en la cual está a punto de girar, y les advierte si detecta un peligro en el camino por delante. Incluso los faros en forma de ojo LED están programados para guiñar.

El Toyota Concept-i es simplemente un prototipo llamativo construido para los circuitos de demostración. Sin embargo, la compañía japonesa espera comenzar a evaluar la tecnología del carro en situaciones del mundo real en los próximos años, comenzando en su país de origen. Como muchos de sus rivales, Toyota considera la Inteligencia Artificial un componente fundamental de la futura conducción autónoma.