Jeep Grand Cherokee Trailhawk 2017: equilibrio perfecto dentro y fuera de la carretera

A primera vista, uno podría calificar al Grand Cherokee Trailhawk como una “actualización” de neumáticos y pegatinas, diseñado para lograr un nuevo aspecto, ya que el paquete es en sí bastante sutil en su ejecución estética. Pero lo cierto es que hay mucho más debajo de su piel que vale la pena.

Los ingenieros de Jeep equiparon al Trailhawk con una larga lista de hardware que vienen como estándar, incluyendo una versión especialmente afinada de suspensión neumática Quadra-Lift, la cual permite una mayor articulación del sistema, junto con una caja de transferencia de dos velocidades, un diferencial de deslizamiento limitado y su sistema de cuatro ruedas motrices Jeep Quadra-Drive II. Las placas antideslizantes protegen los componentes vitales, mientras que las llantas de aluminio de 18 pulgadas del Trailhawk están envueltas en neumáticos todo terreno Goodyear Adventure reforzados con Kevlar.

Relacionado: Los diez mejores vehículos para cuando llegue el fin del mundo

Afortunadamente, Jeep no ha descuidado su tradicional habitabilidad en su búsqueda de mayor capacidad fuera de carretera. El Grand Cherokee Trailhawk también viene de serie con asientos delanteros con calefacción y ventilación, un sistema de audio de nueve bocinas de 506 vatios, un sistema de info-entretenimiento con una pantalla táctil de 8.4 pulgadas y una serie de otras características adicionales.

Quizá el único inconveniente viene dado por su peso, o mejor dicho, por su potencia en relación con el peso total. Y es que un V6 de 3.6 litros se siente un poco tenso al tener que mover las 4,900 libras que pesa el Trailhawk. Incluso con los engranajes de las ocho velocidades automáticas, o las levas en el volante que proporciona el control directo sobre los procedimientos, 4,900 libras es mucha masa para 295 caballos de fuerza y 260 libras-pies de torque. La aceleración no siempre resulta sin esfuerzo, y el extra de 360 caballos y 130 libras-pie más que ofrece la opción V8 de 5.7 litros podría ser muy bienvenida.

El paquete del Trailhawk es quizá excesivo para aquellos conductores que no necesiten meterse con regularidad en terrenos más agrestes, pero justamente para aquellos que sí lo necesitan, hay un montón de razones para este Grand Cherokee sea la primera de sus opciones.

A pesar de la variedad de opciones de SUV de tamaño medio en el mercado, hay sorprendentemente muy pocos que ofrezcan una capacidad off-road al mismo nivel que el Grand Cherokee Trailhawk. Recordemos que el Land Rover Discovery ofrece habilidades similares y con mucho más refinamiento, pero también tiene un precio significativamente más alto.