Spyker vuelve a ser centro de atención en el Motor Show de Ginebra

Los autos Spyker están nuevamente en el centro de atención, esta vez en el Motor Show de Ginebra.

Ha sido una larga recuperación desde la quiebra de la automotora en 2013. Después de que varias empresas rechazaran la “atractiva” propuesta de salvar a la constructor de autos holandés, finalmente, una compañía americana de aviones eléctricos, Volta Volare, decidió venir al rescate.

Relacionado: Como el Ave Fénix, Gumpert renació de las cenizas y apareció en Ginebra

Spyker_05 Spyker_04

Con nuevo management y nuevos dólares, Spyker volvió al ruedo con el sucesor de su aclamado Aileron. El nuevo modelo se llama C8 Preliator y es, esencialmente, una evolución del Alieron, que a su vez había sido una evolución del prototipo B6 Venator. Los seguidores de la marca europea recordarán que el nombre ‘C8’ es casi estándar en los modelos Spyker y que ya había sido usado antes en el C8 Spyder, C8 Laviolette, C8 Double, y C8 Aileron —este último equipado con un motor V8 Audi de 400 caballos de fuerza y 354 pie-libra de torque.

El nuevo C8 también viene con un motor de Audi, pero más potente; el V8 turbo de 4.2-litros de la compañía de los anillos produce 525 hp y 443 pie-libra de torque. Esta potencia es canalizada al pavimento a través de una transmisión Getrag manual de seis velocidades, aunque los compradores podrán optar por una automática de seis velocidades.

Aunque 525 hp es un excitante potencia, el motor a combustible contrasta con los rumores que decían que Spyker iba a presentar un auto hibrido. Nunca sabremos (no por el momento) cuéles habrían sido los números de performance si los ingenieros de Spyker hubieran agregado algunos motorcitos eléctricos en sus ruedas, pero posiblemente no habrían estado lejos de los 3.7 segundos de aceleración para pasar de 0 a 60 mph, y de las 201 mph de velocidad máxima de la versión actual.

Relacionado: DB11 es el mejor Aston Martin de la historia

Ya que la empresa que adquirió a Spyker también produce aviones, el C8 Preliator tiene algunos detalles interesantes. Los ductos NACA (tomas de aire), similares a los que se ven en la industria aeronáutica, son un ejemplo. Y con respecto al resto de la figura, se observa claramente la importancia que tuvo la aerodinámica a la hora de diseñar y construir este modelo. Para mejorar el flujo de aire, los ingenieros re-trabajaron los difusores traseros, los faldones laterales y el splitter delantero.

Spyker dice que solo producirá 50 unidades del C8 Preliator. La versión manual costará alrededor de $352,925 dólares y la automática unos $359,541 dólares.