Kodiaq, la SUV que puede traer a Škoda nuevamente a los EE.UU.

Škoda, el fabricante de automóviles de la República Checa perteneciente a Volkswagen, ha presentado recientemente a Kodiaq, un modelo de siete plazas que se destaca como el primer SUV de la marca. Con el nombre de uno de los osos más grandes de la tierra, el Kodiaq hará su “presentación en sociedad” a finales de este mes, en el Salón del automóvil de París.

Prefigurado anteriormente por el concepto VisionS, el Škoda Kodiaq está estrechamente relacionado con el esperado SUV de tres filas que —supuestamente— Volkswagen daría a conocer antes de que finalice el presente año. Como sea, los dos hermanos se montan en la plataforma MQB modular de Volkswagen, aunque el Kodiaq cuenta con un diseño específico de la marca, caracterizado por una fina rejilla, unas luces angulares en ambos extremos, y unos flancos esculpidos. Esta apariencia supuestamente será la base que inspire a los próximos crossovers que Škoda irá sacando en los próximos años.

Relacionado: Te presentamos el F-Pace 2017, el primer SUV de Jaguar

La cabina del Kodiaq ofrece un volante de tres radios, un cuadro de instrumentos familiarizado con cuatro indicadores analógicos, y una pantalla configurable con transistor de película fina (TFT), así como una gran pantalla táctil para el sistema de información y entretenimiento. Sutilezas tales como la tapicería de cuero, iluminación ambiental y asientos con calefacción, están disponibles en determinados niveles de equipamiento. El Kodiaq también cuenta con un cargador de teléfono inalámbrico disponible, una característica que no tan extendida en Europa como en los Estados Unidos.

Al igual que todos los miembros de la línea de Škoda, el Kodiaq recibe sus motores de Volkswagen. Este SUV de la firma checa estará disponible con un cuatro cilindros de1.4 litros turbo a gasolina, el cual generará entre 125 o 150 caballos de fuerza, o un cuatro cilindros de 2.0 litros turbo, adaptado para generar 180 caballos. Los compradores que prefieren diésel tendrán sólo una opción para elegir: un 2.0 litros TDI de cuatro cilindros que puede generar entre 150 y 190 caballos de fuerza.

Una transmisión manual de seis velocidades vendrá de serie, y los compradores que paguen un extra podrán hacerse con una caja de cambios automática de seis o siete velocidades de doble embrague controlada por levas. La tracción total también estará disponible por un suplemento. El Kodiaq podrá remolcar hasta 5,500 libras (aproximadamente) en su versión más potente.

El Škoda Kodiaq 2017 saldrá a la venta poco después de que haya sido presentado en París. Sus principales mercados serán Europa, por supuesto, y es probable que también China. Y también existe una “remota” posibilidad de que podamos ver este SUV en nuestras costas en los próximos años. Ejecutivos de Škoda han admitido recientemente que no descartan la posibilidad de volver a los EE.UU. después de cinco décadas de ausencia.