Ramusa, el todo terreno con motor Bugatti y 800 HP

Si alguna vez pensaste que hacer un auto todo terreno con más de 500 HP de potencia era una buena idea, pero tus compañeros de trabajo contradijeron tus argumentos vivazmente y te trataron de loco, quizás debas juntarte más con los empleados de Camal; ellos piensan como tú.

Camal, el estudio de diseño basado en Turín, ha publicado imágenes de su proyecto “Ramusa”, un súper auto hibrido todo-terreno. Motor1 reporta que el Ramusa, o “lagarto” en piamontés, será construido para un cliente que se mantiene en el anonimato. Tendrá tracción en las cuatro ruedas, y será impulsado por un motor V12 quad-turbo de 3.5 litros de un Bugatti EB110. El motor está conectado al eje trasero mediante una trasmisión de seis velocidades, mientras que un motor eléctrico propulsa al eje delantero.

Aunque el diseño nos da una buena idea del aspecto del Ramusa, es difícil imaginar como lucirá en la realidad este vehículo Frankenstein: mitad GT, mitad Paris-Dakar.

Relacionado: Bugatti Chiron: el nuevo auto más rápido del mundo

Con 800 caballos de fuerza, el Ramusa genera mucha más potencia que, quizás, su adversario más cercano, el Ariel Nomad —el vehículo británico entrega “solamente” 300 HP. Además de los valores de potencia propios de un súper auto, el Ramusa tiene una separación del suelo de 25 cm, aun siendo un auto relativamente bajo de 125 cm de altura.

Su carrocería es de fibra de carbono expuesta y revestimiento plástico, profundizando aun más la rareza del concepto de este modelo de dos caras.

Relacionado: ‘Niniette’, el súper yate de Bugatti

Es curioso que Camal haya usado como base del proyecto a un auto que dejó de fabricarse hace más 20 años, combinándolo con un diseño nuevo y original.

Si los planes de Camal para producir una serie limitada se hacen realidad, es evidente que su motor no será uno construido hace dos décadas. Por el momento, Camal no brindó ninguna información sobre las diferencias que tendrá el Ramusa edición limitada versus el del proyecto actual para el cliente secreto. Y todavía es muy pronto para hacer conjeturas razonables.