El proyecto Apple Automotive se desvanece en la incertidumbre

Los rumores sobre el enigmático proyecto de vehículos de Apple podrían finalmente estar llegando a su fin. Y no: el gigante de Cupertino no comprará de McLaren, ni ha formado equipo con BMW para construir un vehículo autónomo totalmente eléctrico basado en el i3. El último informe señala que la compañía —simplemente— habría cancelado su entrada en la industria automotriz.

Esto no significa que los millones de dólares que Apple ha invertido en este intento se vayan a perder, no. Mientras que la compañía habría renunciado a la construcción de su propio vehículo, por el momento continuaría pagando a algunas de las mentes más brillantes de Silicon Valley para desarrollar una plataforma de auto-conducción modular que —se espera— se ponga algún día a disposición de sus clientes, fabricantes de automóviles, o ambos . Imagínate esto como un CarPlay de Apple, con algunos esteroides…

Relacionado: El auto de Apple costaría $75,000 dólares

En teoría, al centrarse sólo en el desarrollo de un software, Apple podría acceder a una buena porción de la industria automotriz, y esto sin tener que enfrentarse a la difícil tarea de zambullirse en las normas de seguridad y de regulación de emisiones de todo el mundo, evitando además el auténtico “dolor de cabeza” que significa la creación de una red de proveedores confiables. Por lo demás, la compañía contará con una buena cantidad de tecnología, lista para ser usada si es que alguna vez cambia de opinión y se convierte finalmente en un fabricante de automóviles.

Esta nueva estrategia ha tenido un profundo impacto en el llamado Proyecto Titán, el cual encabezaba la supuesta entrada de Apple en la industria del automóvil. Apple ya prescindió de una primera oleada de empleados en agosto, y una segunda oleada fue despedida el mes pasado, de acuerdo con lo que fuentes familiarizadas con el Proyecto habrían informado a Bloomberg. En particular, la agencia de noticias habría sabido que más de 120 ingenieros de software y cientos de ingenieros de hardware fueron enviados a sus casas. Otros empleados se marcharon por su cuenta, presumiblemente preocupados por su estabilidad laboral, y también molestos por constantes disputas de liderazgo.

Al proyecto Titán se le dio un plazo hasta finales del próximo año para demostrar la viabilidad de su plataforma de auto-conducción, y también para decidir sobre la mejor manera de ponerlo en marcha. Apple es una de las empresas más secretas del mundo, por lo que no hace falta decir que los ejecutivos no han comentado absolutamente nada sobre este informe.