Presentan los primeros prototipos de vehículos autocomandados de Latinoamérica desarrollados por ingenieros argentinos

Mauricio Macri, el alcalde de la ciudad de Buenos Aires y candidato a la presidencia de su país en las próximas elecciones de octubre, asistió a la presentación de los dos primeros vehículos auto comandados de Latinoamérica que se desarrollaron en Argentina.

“Esta es demostración más de que los argentinos somos capaces de hacer grandes cosas. La tarea de los gobiernos es facilitar y ayudar a los que tienen capacidades y talentos porque ellos, a la larga, generarán oportunidades de trabajo para muchos más”, puntualizó Macri.

“Somos una de las tres ciudades que hemos impulsado este desarrollo junto a Londres y Singapur. Es importante lo que hemos iniciado y fomentado desde la Ciudad para llevarlo a todo el país”, apuntó.

En total se trata de dos prototipos desarrollados por jóvenes ingenieros argentinos que forman parte de un proyecto licitado por Macri en mayo. Según anuncio la alcaldía, se destinarán  para realizar las primeras pruebas y testeos de la región como parte de un proyecto piloto de investigación de inteligencia artificial aplicada a la movilidad impulsado por el Pro, partido político al que pertenece el alcalde.

Los  vehículos autocomandados son  capaces  de cumplir con las principales funciones de movilidad de un auto tradicional pero de manera autónoma gracias al uso de inteligencia artificial que le permite detectar su entorno y desplazarse sin intervención humana. Tienen integrado un sistema operativo con el cual interpreta la información sensorial para identificar las rutas más apropiadas de navegación, evitar obstáculos y respetar las señales de tránsito.

Entre los múltiples  beneficios de la movilidad autónoma,  figura  una mayor  seguridad vial al eliminar errores de cálculo humano y que son la principal causa de accidentes, además del  ordenamiento del tránsito, la reducción de  la distancia de seguridad entre vehículos, incrementando así las capacidades de las calles y mitigando la congestión.

El sistema autónomo optimiza el uso de energía y combustibles, con un impacto positivo en la reducción de emisión de gases de efecto invernadero, y da accesibilidad a las personas con capacidades especiales o de tercera edad, entre otros.