Porsche comenzará a fabricar su primer auto eléctrico

Causó mucho asombro el anuncio de Porsche de que su prototipo eléctrico Mission E comenzará a producirse en serie. El nuevo sedán fue tan bien recibido por la prensa y los entusiastas de Porsche, que la firma alemana comunicó que no hará muchos cambios en la transición de auto-concepto a auto de producción en serie.

“El diseño exterior será muy similar”, prometió el CEO de Porsche, Oliver Blume, en una entrevista que mantuvo con Top Gear. Por supuesto, Porsche deberá hacer algunos retoques a su Mission E para cumplir con las legislaciones de seguridad alrededor del mundo, por lo que no será exactamente el mismo auto que se mostró en los Motor Shows.

Relacionado: Elon Musk asegura que Apple está construyendo un auto eléctrico

Blume sugirió que el modelo de producción en serie tendrá los mismos números de performance que el prototipo. En otras palabras, el primer auto de serie completamente eléctrico de Porsche tendrá un propulsor de 800 volts compuesto de dos motores eléctricos que entregarán 600 caballos de potencia a las cuatro ruedas. El sedán será capaz de acelerar de 0 a 60 mph en 3.5 segundos.

En teoría, el 80% de su sistema de baterías podrá cargarse en apenas 15 minutos.

Hasta aquí todo muy lindo. Pero…

Aunque el constructor alemán no prevé ningún problema interno para llevar adelante el proyecto, sí hay un problema fuera de la compañía y quizás demasiado grande — en la actualidad, no hay instalada una red de estaciones de carga de 800 volts.

Blume comentó que Porsche ha estado en conversación con diferentes funcionarios de gobierno en Europa, en Estados Unidos, y en China para analizar la posibilidad de que los gobiernos o incentiven o inviertan en estaciones de 800 volts. Y aunque Blume se muestra optimista, Top Gear y muchos otros piensan que esa “red” no estará en plaza para cuando se lance el Mission E.

La confirmación de la producción de este auto eléctrico no solo son buenas noticias para el planeta, sino también para la economía alemana, ya que el desarrollo del sedán creará 1000 nuevos puestos de trabajo en la fábrica de Porsche de Stuttgart-Zuffenhausen en Alemania. La compañía estará invirtiendo $764 millones de dólares para construir una nueva línea de montaje, una nueva línea de pintura, y para expandir la capacidad de la planta de motores que dentro de poco también producirá los motores eléctricos del Mission E.